Dear Pri (19 years old Pri, 2018 Pri)

I know it doesn’t seem like it, but you have accomplished so much over the years. Just as Heraclito said, every instant you’re alive you change a little bit, and the inmensity of instants that make up these 19 snowless winters have helped you become a mature, young woman.

I’m proud of you. You’re so special.

You still have a lot to learn.

As long you’re alive there’ll be something for you to learn, some way in which you can better yourself.

In this particular set of instants that society (you included) has sistematically decided to call 2018, the most important thing for you to learn is to be receptive to other people´s feelings, to think carefully before you act, and to take care of your body because you can not be you without it.

Now, I know you already know all this, but is not enough to know. You have to live it.

Please remember: no matter what happens, I’ll be here. As long as you’re here, so am I. And the second you cease to be, so will I.

Advertisements

Dear Pri (from 2017)

Pri!

It’s been one hell of a year, wouldn’t you say?

But then again, it always is.

If in the interval of 365 days there weren’t a single special experience… what a waste of life.

This was definitely a great year on the friends and family front. Was it good? I guess that depends on the meassurment system we use to qualify it…

Seen from a quantitative point of view, I feel like I´ll be ending this year with by far more friends than I started with (and I do not take that word lightly, when I say friends, I mean FRIENDS. Not just aqcuaintances but true, HQ friends), shoutout to INTEC for providing me with what I hope are everlasting friendships.

On the other side, seen from a qualitative point of view, I don´t think any of the friendships I started this year with got any stronger; on the contrary, they feel so much weaker, and there are times when I even wondered if they were dying. I´ve been feeling so desconnected to the person who once was my closest friend… and I have not done anything about it. I just thought, maybe this is it, you know? Maybe we just aren´t going to make it, and I´ve learned that that´s okay. In spite of all of this, I do miss her dearly and I always have missed her, I just didn´t know how missing felt; this feeling of nostalgia every time I saw walk by without noticing me, thinking about her everyday without exception, and feeling so numb when our talks don´t resemble our old talks– not even in the smallest of ways. Yup, that´s missing, I decided.

I GOT MYSELF BACK. I RESCUED MYSELF.

All caps needed because that is a major accomplishment for me and my mental health. And in part I have to thank my new group of friends for that, friends who encourage me to better myself everyday and who appreciate me for what I am. Love you guys, even if we are friend just while we´re in college, just one year of knowing you is a lot to be thankful for.

On the family front, I feel like I have gotten extremely close to this one person who is amazing and who I hope I get to keep forever in my life. Sadly, I also feel like I drifted further away from a person who used to be the apple of my eye, my role model. Is it that to better one relationship we have to neglect the other? Has he done that with me, or have I?

I don´t know… I´m  guessing both. I’m just tired of trying.

AND FINALLY.

On the career front, the first thing that comes to mind is that this year sucked because I don’t feel any closer to what I want to be, or to figuring out what I want to be, but I actually can not say that, because I did learn a lot and met some outstanding people and have been inspired… I am just lost. And afraid for the future. Have I picked the most challenging career I could have ever picked? (taking into account my way of being). What am I going to achieve– what do I want to achieve?

This letter is for you, Pri. So next year you can look at it and see how you improved in every possible way. It was John Green who inspired you to write it, and to do so much more.

See you next year!

 

A week’s thougts – Outline

  1. La persona que añoro no se fijara en mi por mi físico, la cualidad que me destacara de para ese individuo no es distinguible para el ojo común.                                              1.1 Might as well strive to look good for none other than me.
  2. Asumiendo que la primera conclusión es cierta, cuando salga a lugares o eventos cuya principal actividad es la apreciación física de los demás, puedo sentirme liberada del requisito de tratar de agradar el ojo ajeno.                                                       2.2 Si no voy a esto, a que voy? A pasar un rato agradable con mis seres queridos que se supone me acompañen en dichos momentos.                                                             2.2.1 Que pasa si yo quiero pasar un rato agradable con ellos, pero el sentimiento no es reciproco? Si ellos no quieren estar conmigo, y por alguna u otra razon van con otras intenciones, quedando yo rezagada a un (con suerte) 3er o 4to lugar… que hago? La respuesta es: STAY HOME. Better to feel like I belong, even if I’m by myself, than feeling lonely and neglected in a room full of people who claim to like (love) me.
  3. THIS IS THE WAY, THESE ARE MY CONCLUSIONS, PLEASE ACT ACCORDINGLY.

Lessons Learned

Por primera vez desde que puedo recordar, puedo afirmar honestamente que me quiero como soy. Esta declaración ha estado en mi vida desde siempre, por mucho tiempo fue mi meta y por otro tanto creí que era cierta; pero como es usual, estaba equivocada. Resulta que nadie me conoce como yo, y ni yo me conozco.

Mi vida hasta ahora ha sido un eterno recorrido en busca de mi autoaceptacion, y aunque resulte difícil admitirlo, de la aceptacion de los demás también. Cuando quise aceptarme y creí haberlo logrado, solo me esforce en apreciar una parte de mi, la parte “buena”, la parte que me ayudaba a alcanzar mis metas y ser feliz, la parte que según yo me acercaba a la autorrealizacion. Y lo logre. El orgullo que sentía por ser como soy me abrumaba, y sobre esa base erigí altos monumentos que solo podrían ser derrumbados desde sus cimientos. Se que esto suena atractivo, suena mas que suficiente y es mas de lo que muchos tienen, lo se porque por mucho tiempo vive con esa certeza y estuve contenta.

Sin embargo, aun restaba mucho mas camino por recorrer. Habia dado unos cuantos pasos en el camino indicado, de eso no me cabe duda, pero la tarea que tenia que enfrentar a continuación era mucho mas compleja, y lo peor es que no estaba consciente de ella. Casi por accidente me di cuenta que quererme a mi misma implica quererme en todos los ámbitos y circunstancias, no solo los buenos. Entendí que mis defectos son los que hacen mis virtudes, que no podría tener los unos sin los otros, y que eso los hace valiosos y tan merecedores de mi orgullo como cualquier otra cualidad.

Aprendí a sentirme bien conmigo misma por dentro y por fuera, y créeme cuando te digo que eso no tiene precio. Desde que vivo de acuerdo a mis propios estándares, lo que los demás opinan me resbala como margarina derretida. Siempre he escuchado de los demás que solo debería cambiar algo de mi si yo lo quiero así, al mismo tiempo que esas mismas personas me instaban a cambiar de acuerdo a sus preferencias. La incoherencia de las sugerencias provocaron que yo no creyera posible cambiar solo para mi, dado que no tenia un concepto individual de lo que quería, resultaba hartamente difícil formar uno cuando cada vez que lo intentaba mis concepciones se veían corrompidas por las ajenas. Era imposible discernir las unas de las otras. Hasta que no lo fue. Gracias a muchos cambios, y con ellos muchas desilusiones, sin proponermelo entendí que ese concepto propio de “whatever works for me” no es hipotético, sino practico. Una vez lleve mis pensamientos a la practica, pude distinguir entre lo que me pertenecía y lo que no.

Y de esa manera llego a mi la impactante realidad: apenas estoy empezando. Tengo un sinnúmero de cualidades que por la razón que sea, juzgo despectivamente;  estas son parte de mi y forman parte de mi cotidianidad, por lo que en otras palabras, me menosprecio a mi misma. Esto, de acuerdo con mis principios, es un crimen, una aberración, un pecado capital. Pero no sentiré vergüenza, pues como veras, incluso eso es parte de mi, y de ahora en adelante me esforzare por apreciarlo y valorarlo, hasta que inevitablemente cambie, y entonces querré a la cualidad que lo sustituya.

 

Did you know that you stole the only thing I needed?

There was a time when you used to see right through me, you saw through everything I wasn’t and into everything I was afraid to be. That’s how you became my refuge, my safe place, my hope. When I asked myself how could I survive what I was going through, I thought of you and found strenght to keep going, and when I asked myself if there were people in the world worth looking for, I thought of you and it let me hope that maybe someday I wouldn’t be so lonely.

Now things have changed. You don’t see through me anymore, in fact, you don’t even see me. You’ve become exactly what I dreaded the most. You no longer have all the answers because you can’t seem to ask the right questions. Now you’re just as polite as the next guy and you may fulfill society’s standars perfectly but you are nowhere close to fulfilling mine, and you don’t even care. Because I’m not a priority anymore.

Thank God I don’t need you anymore.

Thank God I don’t need a refuge anymore.

Thank God now I can be my own refuge.

Thank God I know now that the only person worth looking for is myself.

Asi fue.

Amen to thatDurante la semana santa me pasó algo digno de compartir, pero en el momento estaba tan afligida que no logre si quiera convencerme a mí misma, y cuando el momento había pasado pensé que se me hubiese hecho muy difícil el poner en palabras el sentimiento que me abordo.  No hacía mucho rato que estos pensamientos pasaron por mi mente, cuando, mientras navegaba las redes, me encontré una frase que según mi perspectiva resume eso que se me dificultaba describir. Me pareció una coincidencia increíble, lo que me hace preguntarme si en realidad estoy viendo conexiones donde no las hay, si tal vez es mi manera subconsciente de expresar eso que había quedado reprimido. De modo que he decidido narrar dichos sucesos de todas maneras.

En mi familia mantenemos muchas tradiciones, entre las cuales está la de que en Semana Santa entre todos alquilamos una finca y hacemos una compra que nos dure 4 días, para pasarnos esos días en comunidad. Las 4 hermanas y sus hijos y allegados, individuos de diferentes ecosistemas se incorporan, formando uno solo. Es increíble como tengo un sinnúmero de años seguidos siendo parte de esta tradición sin haber notado lo afortunada que soy por ello.

El ver a todos mis primos, tan diferentes los unos de los otros, pero de alguna manera tan similares, desinhibiéndose hacia mí y hacia los demás; ver esa confianza ciega y esa camaradería desinteresada me conmovió como nunca antes, pues me di cuenta que en la vida he presenciado pocas cosas más puras que esas.

Lamentablemente, no me dio tiempo ni de alegrarme, dado que mi tren de pensamiento fue hacia donde siempre va: esto no es por siempre. Inevitablemente el tiempo pasa llevándose consigo esos momentos, dejando atrás nada más que recuerdos reconstruidos por la naturaleza de nuestra memoria, y esto si somos afortunados. Este conocimiento me rompió como la primera vez. De manera que por un corto tiempo dejé de vivir el momento, en cambio lo percibía a través del lente empañado de la espectadora que trata en vano de detener el reloj.

Pronto pude distraerme como lo hago siempre; tomando un rol activo en la historia en vez de apreciándola desde fuera, pero sabiendo que la maravilla de la que formaba parte era tanto efímera como discontinua.

Y así mismo fue.

Heaven is in you

Notese que el título del post se debe a una canción que estoy escuchando, probablemente se relacione poco con el contenido del mismo.

Ayer mi sobrina cumplió 1 año, por lo que hoy le tienen una sesión de fotos a la que acordé ir. En ese momento estaba feliz. Me sentía bien conmigo misma. 

No sé exactamente qué cambió desde entonces, ningún cambio físico, that’s for sure. El punto es que me siento fea, afuera y adentro. Me siento fea y triste y la tarea de interactuar con íntimos extraños se torna aún más díficil que lo usual. Tampoco quiero ser retratada de esta manera. Me siento mal por decepcionar a mi hermano también.

Ayer le dije a mami que no quería tirarme fotos porque estaba fea, y ella me dijo que así es como soy ahora. Y tal vez es cierto, hasta cierto punto; el problema es que no me acostumbro. Nunca lo haré. Y si soy así por siempre, pues estaré en el perpetuo limbo de un stand by que me limita y me restringe.