Wounded

Las cosas desagradables que piensas de mi, te prometo que no es necesario que lo expreses pues me las repito cada momento en el que percibo mi reflejo. Dentro de mi hay una batalla perpetua de demonios que parecen reproducirse con el tiempo y que se aferran a mi como a la vida propia.

Pero todo el danio que puedo hacerme a mi misma no se compara con el que tu puedes infligirme. Estas supuesta a ser mi hogar, pero no lo eres. Nunca me aceptaste como soy, al darme cuenta que tal vez nunca serias capaz de hacerlo, me escondi; es debido a esto que lo que ves de mi no es mas que un vestigio de mi complejidad.

Cada vez que dejo salir algo, que dejo entrar un poco de luz a mi refugio, de alguna manera me haces saber que las cosas no han cambiado. Soy lo que soy porque asi me moldeaste. Dices que estoy sensible y te sorprendes, si me conocieras supieses que soy sensible, que todo lo que dices me afecta en sobremanera. Que actuo con cautela y me recluyo, que dias como hoy estoy tan cansada de camuflajearme que sin querer me dejo llevar.

Si me conocieras te arrepintieras, pues supieras que soy quien soy porque aprendi lo que me enseñaste. 

 

Advertisements

Mi vida en el Colegio Rio Bajito

Nuestras vidas empiezan a terminar el día en que guardamos silencio sobre la cosas que importan” – Martin Luther King Jr.

A quien pueda interesar…

Hasta donde puedo recordar solo tuve que conocer un centro educativo para saber dónde quería pasar mis mejores y peores etapas, ese es el Colegio Rio Bajito. El CRB para mí ha simbolizado diferentes cosas a medida que fueron pasando los años y fueron cambiado las circunstancias de mi vida; el colegio ha sabido ser para mí un refugio y un escape, el  lugar donde conocí a aquellos quienes me quieren por elección propia, donde se fortalecieron nuestras relaciones; aquí conocí a los que una vez pensé serían mis mentores de por vida,  un espacio donde se me dio la oportunidad de desarrollarme como ser humano y descubrir quién quiero ser, todas cosas buenas… hasta ahora. Hasta hoy.

Hoy veo las paredes de esta institución, y donde antes encontraba un segundo hogar veo los barrotes de una prisión. Tanto la institución como su personal docente (rozas excepciones) han perdido ante mis ojos su credibilidad y transparencia, han silenciado mi creatividad y han marchitado mis pétalos con suma indignación.

Es una verdadera lástima que mis recuerdos se vean empañados de este modo. Cuando estoy en el Colegio Rio Bajito siento una impotencia que me asfixia y todo lo que inhalo huele a injusticia, espero que al salir de aquí pueda respirar al fin aire bueno. Mientras esté aquí mi vida está en pausa, estoy atascada, atrapada, y la vida es muy corta, por lo que me desmoraliza dedicarle tanto tiempo y esfuerzo a asuntos sin valor ni mérito alguno.

Me parte el corazón el desengaño, y la falta de buenas intenciones y de preocupación por el futuro y bienestar de los estudiantes deja en el centro educativo una sensación hueca, carente de propósito y sentido. Es como si todo lo que importara son las apariencias y la hipocresía es una de muchas cosas que nunca he dominado, sin esperanzas de mejorar.

Han convertido el graduarse en todo un desafío y en honor a todos los recuerdos que por siempre espero llevar en mi memoria voy a salir vencedora, dado que me han hecho ver esto como una guerra. De este lugar salgo ya sea muerta o graduada, y ojala que en la vida tenga mucho éxito, solo para realzar que nada les debo. Porque saber sobreponerme a todos los retos que significan estudiar en el CRB un día como hoy es obra mía y habla únicamente de la entereza de mis valores por no dejarse corromper en medio de tanta podredumbre de espíritu e identidad.

A pesar de todo por algo si debo agradecerles, gracias por revelarme la triste realidad del mundo en que vivimos y sobre todo gracias por mostrarme la gran persona que soy, la que puedo y tengo intención de ser.

En los mimos ríos entramos y no entramos, somos y no somos” dijo alguna vez el filósofo griego Heráclito de Éfeso. Nadie se baña dos veces en las aguas de un mismo rio, porque ni el sujeto ni las aguas son los mimos, ambos están en continuo y constante cambio.

Respetuosamente,

Un pasajero de la vida.

El arte de amar – Erich Fromm (ensayo)

El arte de amar – Erich Fromm

El amor, al igual que todo en la vida, te va a llegar como tú estés dispuesto a recibirlo; ya sea de acuerdo a las cualidades del objeto de tu amor, o gracias a tu voluntad y disposición. La sociedad tiene esta necesidad insaciable e irreverente de sistematizar no solo su forma de ser y actuar, pero también hacerlo con los demás.

No dejes que nadie preceptúe tu amor, si para ti el amor es una cuestión de azar pues para ti es válido, y ojalá tengas éxito de manera que puedas conquistar no el arte de amar, sino, tu  arte de amar.

Utopía de estatuir el amor.

  • ¿Qué merito trae consigo la belleza física?
  • ¿Qué representan para la naturaleza humana nuestras experiencias?
  • ¿Es el amor una cuestión únicamente de voluntad?
  • ¿Qué es el amor al prójimo sin amor propio?
  • ¿Qué puede influir en la corta duración de las relaciones?
  • ¿Es el amor racional?
  • ¿Existe realmente la individalidad?
  • ¿Es la necesidad humana de establecer preceptos exclusiva para el amor?

“Amar y ser amada, ni apetezco más ni conozco mayor fortuna” –Leandro Fernández de Moratín en su obra El sí de las niñas1.

Quiero amar y ser amada, amar a alguien por sus cualidades, tanto por sus méritos como sus defectos, ya que estos son obra suya y por lo tanto me hablan de él como persona; y así mismo, por esas mismas razones, quiero que esa persona me ame a mí.

Cuando la gente se dispone a amar a alguien en virtud a su apariencia, pareciera que no se dan cuenta que es una casualidad, el ser atractivo de acuerdo con los preceptos de la sociedad no es más que una vana obra del azar. Es inconcebible para mí elegir a alguien a quien amar (que es el más honorable talento) basándome en una simple contingencia.

La belleza tangible solo aparenta tener una exclusiva utilidad: ser admirada. Cuando sienta deseos de contemplar un hombre atractivo puedo fácilmente encender la tv, pero ¿qué pasa cuando me sienta sola? ¿Cuándo necesite apoyo? ¿Cuándo necesite que alguien me saque de un lío? En situaciones como estas la apariencia es irrelevante, y de esas circunstancias se forma no solo la vida, pero también y sobre todo, se moldea el ser mismo.

Como dijo uno de los más famosos filósofos del Reino Unido Julian Baggini2, “una persona es la suma de sus partes” siendo sus partes las experiencias que la persona haya vivido, las decisiones que haya tomado, sus conocimientos y sentimientos; son estos los componentes de su esencia y naturaleza. El envase que recoge todas las partes (que son el ser) no tiene importancia al momento de decidir con quién compartir lo más valioso y lo único que el humano realmente posee, la vida.

Viéndolo desde esta perspectiva esto puede ser un factor que contribuye a que las parejas duren tan poco tiempo, las personas son superficiales y unen su vida a la de otro sin realmente conocerse por alguna razón trivial en el amplio espectro de la perpetuidad, lo que termina en sufrimiento. Nadie se esfuerza ni se sacrifica, y por qué iban a hacerlo cuando el amar se les hace tan fácil, cuando amar no cuesta nada. Gran parte de la sociedad a menudo echa cualquier relación por la borda ante la primera adversidad, porque lo que les fue tan sencillo conseguir no les duele perder.

Al contrario de lo que dice Erich Fromm (…la experiencia de la unión, con el hombre, o desde un punto de vista religioso, con Dios, no es en modo alguno irracional. Por el contrario, y como lo señaló Albert Schweitzer, es la consecuencia del racionalismo,  su consecuencia más audaz y radical.) el amor no es racional, incluso los elefantes aman3 tanto que si su pareja muere estos dejan de comer hasta que encuentran el mismo destino que anteriormente alcanzó su compañera/o, y esto no quiere decir que los elefantes sean racionales, ya que lo que nos disocia a los humanos de los animales es nuestra racionalidad.

Aunque es cierto que el amor es en gran parte una cuestión de voluntad y decisión, esto no implica que la naturaleza del objeto del amor sea irrelevante (como expresa Fromm). Debe haber un cierto grado de compatibilidad entre ambos conjuntos, o no importa el esfuerzo que se haga, o que tanto quieran engañarse, no habrá  amor. Al igual que se presentará la coyuntura de que por más compatibles que sean dos individuos, y por más disposición que cada uno tenga de conquistar el arte de amar con el otro, les resultará humanamente imposible porque hay conductas que son inevitables.

La única persona que va estar contigo por toda tu vida, sin importar lo que ocurra, eres tú. Así que primero esfuérzate y disponte a amarte a ti mismo, luego que hayas aprendido este arte y lo domines, podrás manifestarlo hacia los demás; amar a los otros a través de tu amor propio.

Conforme al autor del ensayo al que hoy hago referencia (el arte de amar), quien ha sido mencionado anteriormente, conquistar verdaderamente el arte de amar consiste en amar a ese que representa todo lo que tú no por el simple hecho de que así lo decidiste, pero, ¿con qué propósito amas a alguien en estas condiciones cuando no te amas a ti, que eres todo lo que quieres ser? Al sustituir amor propio con el amor a un tercero, esto ocasiona el surgimiento de una obsesión enmascarada de amor que se irá convirtiendo en necesidad. El individuo que no se ama a sí mismo, no ama sanamente a nadie.

Hay una línea muy fina entre amar y necesitar a alguien, cuando alguien te ama porque así lo decide y vice-versa, ambos pueden tomar crédito y sentirse orgullosos de ese amor, pero cuando alguien está contigo no por elección sino por necesidad, se crea una dependencia que hace de la relación un elemento toxico para ambos y es poco probable que vaya a satisfacer a uno de los dos a largo plazo en cualquier ámbito. Bien dijo el orador motivacional Steve Maraboli “en una relación estable debes amar a tu compañero más de lo que lo necesitas4.

Son varios los autores que han tratado de sistematizar este sentimiento en un intento fallido de adaptarlo a la generalidad, pero no es algo exclusivo del amor; de hecho representa una tendencia arraigada al ser humano la necesidad de agrupar y etiquetar todo de acuerdo al conjunto de sus especificaciones, incluso de moldear al prójimo a su imagen y semejanza, e inconsciente y constantemente se contradicen enunciando que cada persona es diferente y especial en su única forma de ser. Sostienen que les fascina ser distintos a los demás pero no podrían vivir un solo día sin encajar en la sociedad como la pieza faltante de un perfecto rompecabezas.

Este problema va echando raíces desde la crianza de las personas, tanto en nuestra sociedad posmoderna como en la generalidad de antaño se mantiene la costumbre de no dejar que los individuos se descubran a sí mismos, sino que al asumir sus creencias como correctas, adecuadas y verdaderas las imponen sobre los demás y resulta evidente que es en alto grado remota la posibilidad de implantar una creencia a alguien de convicciones firmes, pero en lo que a niños se refiere, ellos están en la etapa más vulnerable e influenciable de todas.

Al presentarles sus presunciones como certeras y singulares estas se vuelven también las suyas y no se les da un tiempo para inventarse, por lo que llega un momento cuando el verdadero ser se rebela contra las cadenas de los preceptos socialmente establecidos. Dado que no todo espíritu es activista, hay entes de naturaleza sumisa cuyo ser no puede encontrar dentro de sí el brío para liberarse y permanece esclavizado de por vida.

En conclusión, ni Erich Fromm, ni tus padres, ni la biblia… nada ni nadie otro que tu tiene derecho de censurar tu arte de amar, o tu forma de manifestarlo; y nada ni nadie otro que tu debería tener el poder de hacerlo. Tú eres la única persona con quien puedo infaliblemente afirmar que te pasarás el resto de la inmortalidad, y como tal, a ti debes amarte por el resto de tus días, y a través de ese amor, amar a quien te dicten tus convicciones.

“Intentar escribir sobre el amor es, en última instancia, lo mismo que intentar que un diccionario represente la vida. No importa cuántas palabras contenga, nunca serán suficientes.” –David Levithan en The lover’s dictionary5.

Referencias a quien pueda interesar:

  1. Leandro Fernández de Moratín

En esta obra, su autor reivindica el derecho de los jóvenes al matrimonio por amor y no por imposición familiar. Desde un tono de bondad amable, El sí de las niñas es un argumento contra los métodos educativos de la época.

  1. Julian Baggini, uno de los más famosos filósofos del Reino Unido ofrece una conferencia en TED, en la cual se cuestiona ¿Existe un verdadero tú?

https://www.ted.com/talks/julian_baggini_is_there_a_real_you/transcript?language=es

  1. Los elefantes aman

Cuando terminamos un romance o una persona querida se nos va, nos duele tanto el corazón que parece que se nos fuera a romper. No sólo los humanos sufrimos por amor, sino que también los elefantes. Los mamíferos más grandes del mundo tienen un corazón que le hace peso a su tremendo tamaño, ya que los elefantes no sólo se enamoran, sino que incluso pueden llegar a morir por penas afectivas.

Los elefantes son conocidos por su memoria: Ellos recuerdan lugares y otros animales que vieron años o incluso décadas atrás. Ese mismo cerebro privilegiado, les permite sentir y expresar una serie de emociones de manera compleja, entre ellas el amor. Justamente es esa capacidad para formar lazos casi a perpetuidad, lo que hace de los elefantes capaces de amar y sentir desamor o dolor cuando un ser querido es separado del resto.

Al ser muy susceptibles al estrés y, tal como los humanos, los elefantes que pierden la cercanía con un ser querido, que se manifiesta en el contacto piel a piel, perfectamente pueden fallecer, algo que se da comúnmente en los casos en que una cría pierde a su madre.

http://www.batanga.com/curiosidades/4579/los-elefantes-sufren-por-amor

  1. Steve Maraboli (18 de abril de 1975 – ), un comentarista de radio de Internet, orador motivacional y escritor estadounidense cito esa frase en una publicación del Huffingtonpost, donde expone una lista de sabios consejos sobre relaciones amorosas.

http://www.huffingtonpost.com/dr-steve-maraboli/10-things-you-must-know-about-relationships_b_7064502.html

  1. The Lover’s Dictionary, escrita por el autor de YA David Levithan, es la historia de una relación amorosa narrada desde una perspectiva fresca y original, es una ventana abierta a la intimidad de dos personas que se aman, es el retrato inolvidable de una pareja contemporánea.

El arte de amar – Ovidio (ensayo)

Lo que Ovidio predica en su obra no es el arte de amar, detrás de esa fachada el autor pretende enseñar a los hombres a esconder quienes son para conquistar a la mujer que desean poseer y más adelante los instruye en cómo emplear esas habilidades para conservar el supuesto amor que fue anteriormente conquistado.

Esa concepción del sentimiento se divorcia totalmente de mi noción de amor, ya que para mí este se cultiva a base de sacrificios, devoción y disposición, tres elementos que están activamente ausentes en una relación donde el hombre continua y constantemente aparenta estar de acuerdo con la mujer para mantenerla contenta y entonces así esta lo mantenga satisfecho a él.

El arte de amar, artificios de la hipocresía.

  • ¿Arte de amar o de la supresión del ser?
  • ¿Qué clase de hombre sigue los consejos de Ovidio?
  • ¿En cuales cimientos se fundamenta el amor?
  • ¿Por qué evadir las controversias no es beneficioso para una pareja?
  • ¿Qué papel juega la mujer dentro de la relación amorosa según Ovidio?
  • ¿Acertó Ovidio en algo acerca del amor?

Si el hombre le muestra solo una porción de quien es a la mujer, y el vacío de eso que esconde lo llena en virtud de su amada, esa mujer no ama al hombre, sino que ama a esa porción de ser que conoce, y se ama ella misma en la figura de él sin darse cuenta. En una situación como esta, no se ha conquistado el arte de amar, a no ser que la finalidad del hombre sea amar sin ser amado y visto que la obra busca beneficiarlo en todo momento y circunstancia, dudo de manera colosal que este sea el caso.

Cuando digo que el amor se cultiva a base de sacrificios no se confundan alegando que suprimir el ser es un sacrificio legítimo, pues aunque ciertamente puede que represente un sacrificio, no todos fomentan el amor. Para cultivar el amor lo que se requieren son sacrificios magnánimos y siempre con el bien del ser amado en su mejor interés; el sacrificio de suprimir el ser aunque no lo parezca es uno egoísta, debido a que el hombre lo hace para evadir la reacción de la mujer provocada por su forma de ser (la de ella) a ciertos comportamientos del hombre que podrían traer conflictos o controversias, entonces el hombre actúa con fines de lucro para evitar posibles roces, pues piensa que manteniendo conforme a la mujer esta le devolverá el favor.

Llevaba la razón el ensayista y moralista francés Joseph Joubert al decir lo siguiente: “El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo, sino el progreso.” De esta manera discutiendo, resolviendo problemas y ratificando malentendidos es como se le da oportunidad a la relación de prosperar y desarrollarse, ya que una pareja que no crece, evoluciona y se supera día a día; está tristemente destinada al fracaso.

El conjunto de las sugerencias que Ovidio exhorta terminan por engendrar a un individuo digno del espectáculo y la farándula, un maestro de la intriga y el disimulo. Este ser no está capacitado para actuar con naturalidad, un hombre que planea hasta los imprevistos.

Conquistar el arte de amar consiste en parte en tolerar al otro como un entero, sin esperar que esta persona cambie o que suprima su forma de ser para complacer al amado; es evidente que a un sujeto no le van a agradar las cualidades del ser amado en su totalidad, pero cuando este logra sobrellevarlas y vivir con ellas, puede ciertamente sentirse satisfecho por haber conquistado el tan mentado arte de amar.

Conforme a lo que el autor de esta obra de antaño en ella expone, una mujer y un cuadro de exhibición representan la misma cosa. Esta no tiene más opción que sentarse a esperar que su caballero de brillante armadura la salve del martirio que simbolizan la soledad y la soltería, entrando a un relación en la cual no tiene ni voz ni voto, ella siempre estará en la oscuridad y será incapaz de aportar algo nuevo porque la iniciativa le será vilmente arrebatada sin que ella si quiera lo perciba.

Si hubo algo en lo que Ovidio acertó es cuando decía que el amor hay que irlo a buscar. Al contrario de lo que la mayoría piensa, el amor no se halla por accidente, no ocurre al azar, sino que es necesario entregarse y afanarse por cultivarlo como se hace con cualquier arte o talento. Hoy en día las personas creen que el amor les va a invadir el alma como un rayo y habitará en ellos de manera perpetua, lo que les impide dedicarse a él como este lo requiere causando numerosas desilusiones.

Como dijo el psicólogo social y filósofo Erich Fromm en su ensayo homónimo El arte de amar: “El amor es una actividad, no un efecto pasivo; es un estar continuado, no un súbito arranque”.

A modo de conclusión, el amor es un sentimiento plenamente transparente, mediante el cual dos personas desligadas por completo pueden llegar a formar parte de un mismo ente. Para esto es necesario tanto conocerse como amarse a sí mismo y de esta forma lograr compenetrarse con el ser amado de manera tal que amando al otro a través de su amor propio, ambos existan como uno solo al mismo tiempo que existen por separado.

 

Orgullo y prejuicio

Leí esta novela por primera vez cuando tenia 13 años y recuerdo que no me encanto desde el principio, sin embargo termine de de leerla con la idea de que era uno de los mejores libros que había leído y paso inmediatamente a formar parte de mis libros favoritos… Ahora, con 16 años, me atrevo a afirmar que mi mente puberta no le hacia justicia a la maravilla de semejante obra! De principio a fin Orgullo y Prejuicio es simplemente excelente, su argumento, estilo narrativo y la construcción de sus personajes me mantuvieron enganchada en todo momento. Jane Austen fue definitivamente una joya.

Uno de mis puntos débiles es leer sobre personajes con los que me siento identificada, y cada vez que Lizzy y Darcy expresaban su incomodidad y descontento con ciertos aspectos de la sociedad, mi admiración hacia esta gran obra crecía. En sus comienzos, me sorprendía con como Lizzy después de afirmar que el rechazo inicial de Darcy prácticamente no significaba para ella la mas mínima ofensa, estaba mas que dispuesta a dejarse nublar el juicio por alguien que no conocía.

Aunque su capacidad de razonamiento puedo encontrar incoherencias en la teoría de Whickham, las dejo pasar y a pesar de los consejos de su hermana mayor y su mejor amiga, se propuso mantener en cuanto a Darcy un gran sentimiento de resentimiento… como admite mas adelante.

En conclusión, Orgullo y Prejuicio es una obra digna de alabanza.