Amen to thatDurante la semana santa me pasó algo digno de compartir, pero en el momento estaba tan afligida que no logre si quiera convencerme a mí misma, y cuando el momento había pasado pensé que se me hubiese hecho muy difícil el poner en palabras el sentimiento que me abordo.  No hacía mucho rato que estos pensamientos pasaron por mi mente, cuando, mientras navegaba las redes, me encontré una frase que según mi perspectiva resume eso que se me dificultaba describir. Me pareció una coincidencia increíble, lo que me hace preguntarme si en realidad estoy viendo conexiones donde no las hay, si tal vez es mi manera subconsciente de expresar eso que había quedado reprimido. De modo que he decidido narrar dichos sucesos de todas maneras.

En mi familia mantenemos muchas tradiciones, entre las cuales está la de que en Semana Santa entre todos alquilamos una finca y hacemos una compra que nos dure 4 días, para pasarnos esos días en comunidad. Las 4 hermanas y sus hijos y allegados, individuos de diferentes ecosistemas se incorporan, formando uno solo. Es increíble como tengo un sinnúmero de años seguidos siendo parte de esta tradición sin haber notado lo afortunada que soy por ello.

El ver a todos mis primos, tan diferentes los unos de los otros, pero de alguna manera tan similares, desinhibiéndose hacia mí y hacia los demás; ver esa confianza ciega y esa camaradería desinteresada me conmovió como nunca antes, pues me di cuenta que en la vida he presenciado pocas cosas más puras que esas.

Lamentablemente, no me dio tiempo ni de alegrarme, dado que mi tren de pensamiento fue hacia donde siempre va: esto no es por siempre. Inevitablemente el tiempo pasa llevándose consigo esos momentos, dejando atrás nada más que recuerdos reconstruidos por la naturaleza de nuestra memoria, y esto si somos afortunados. Este conocimiento me rompió como la primera vez. De manera que por un corto tiempo dejé de vivir el momento, en cambio lo percibía a través del lente empañado de la espectadora que trata en vano de detener el reloj.

Pronto pude distraerme como lo hago siempre; tomando un rol activo en la historia en vez de apreciándola desde fuera, pero sabiendo que la maravilla de la que formaba parte era tanto efímera como discontinua.

Y así mismo fue.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s