A pesar de que me provoca con abrumadora intensidad la idea de asumir el reto que tanto el profesor José Guerrero, como demás figuras dignas de admiración representan para mí; he decidido en cambio emprender la marcha en búsqueda de mi crecimiento personal. En circunstancias ideales, ambas formas de proceder serían equivalentes, pero lamentablemente tengo razones para creer que este no es el caso, aunque admito que mantengo la esperanza de que cualquiera de los dos caminos me llevaría al mismo fin.

Durante la primera clase de Antropología Social, el antropólogo y profesor José Guillermo Guerrero Sánchez se dirigió a mí de una manera tal que cada nervio en mi cuerpo cobró vida, no recuerdo haberme sentido así nunca antes, y las fuertes emociones que se apoderaron de mí, nublaron mi percepción de él. Descifrar a las personas y especialmente descubrir lo que los motiva, los impulsa y los mueve ocupa tanto mi tiempo, que más que una costumbre lo considero parte de mí; pero traicionada por mis propios nervios, no fui capaz de enfocarme en otra cosa que no fuera el ataque de Guerrero (así es como lo vi en ese momento), la intensidad de lo que sentía y cómo podría mantenerme bajo control.

Al leer un discurso que él mismo había escrito, mi pensamiento cambió y sentía como si entendiese lo que él había estado tratando de hacer. En Matrix, Neo tiene la oportunidad de tomarse la pastilla azul y olvidar sus sospechas, volviendo al mundo artificial que omite la horrible realidad en la que vivían; o tomarse la píldora roja que devela el mundo tal y como es. Los profesores tradicionales son proveedores de la píldora azul, resulta tan fácil y sugestivo tomarla que los estudiantes no titubean antes de hacerlo; a diferencia de Guerrero, quien propone que los estudiantes descubran el mundo como es, a través de si mismos. Una vez comprendí esto, analicé los eventos de la clase anterior y pude verlos a través de otro cristal, dándome cuenta de que más que un ataque hacia mí, el ataque había sido dirigido a mis juicios, mis preconcepciones. Es por esto que me había sentido tan pequeña y desprovista de toda seguridad, fue fácil despojarme de ella porque su base era en sumo grado quebradiza. Solo de esta manera seré capaz de fundamentarme en cimientos sólidos desde los cuales podrán erigirse monumentos.

 

Lo primero que Guerrero me preguntó fue que por qué escogí la carrera de Psicología, a lo que contesté que quería ayudar a la gente; el respondió con algo que solo pude interpretar como una burla y preguntó de nuevo, al parecer con esperanzas de que mi respuesta fuese otra, pero para su sorpresa y como motivo de su insistente burla, mi respuesta no varió. Hay un sinnúmero de razones que me condujeron al camino de la psicología, pero la razón decisiva fue la anteriormente mencionada, dado que, de no ser por esto, hubiese escogido Filosofía. La Filosofía me ha ayudado a buscar respuestas dentro de mí a preguntas que ni si quiera sabía que me hacía y ha contribuido increíblemente a mi interés y curiosidad por el ser humano y toda su complejidad. Con mucho pesar renuncié por el momento a ese estudio debido a que descubrí que solo quería dedicarme a esto por satisfacción propia, y para alcanzar mi autorrealización como persona, veo como un requerimiento ineludible el hecho de aportar algo a la sociedad. Y ya que he de pasarme la mayor parte de mi vida trabajando, me parece justo que parte de ese tiempo también sea invertido en lograr mi principal propósito. Como bien dijo uno de mis autores favoritos de ficción juvenil, John Green, “¿Cuál es el punto de estar vivo, si al menos, no tratas de hacer algo extraordinario?”.

Guerrero suele hablar de datos, hechos y verdades que pueden ser encontradas en libros cuando se sabe interpretar tanto el contexto como el pre-texto, y tal vez tiene razón en lo que dice, pero lo cierto es que hay ocasiones en las que la verdad me importa poco, mucho menos de lo que debería. He podido notar que, para él, tener conocimientos y más que eso, tener certeza de dichos conocimientos, posee gran significación; eso no me parece tan inusual, pero que se pase la vida investigando y explorando en busca de ellos, me parece totalmente admirable. Los misterios del universo no me quitan el sueño, y si de mi dependiese develar los que aún permanecen ocultos, estos continuarían así hasta el final de los días. Atribuyo esto al simple hecho de que me permito creer en poca cosa, pues incluso para creer las explicaciones científicas de los fenómenos se requiere de fe cuando el individuo no está capacitado en el área respectiva de dicho fenómeno, y la fe en lo que a mi concierne es tanto preciosa como es escasa.

Hace unos meses elaboré un ensayo comparando el positivismo y la fenomenología, donde concluí que independientemente de si existe o no una realidad objetiva, para poder progresar como sociedad se debe trabajar en base a la premisa de que sí existe. Y para acercarnos más a esa realidad objetiva, debemos tener en cuenta nuestra conciencia y sus influencias. Desde donde yo lo veo, absolutamente todo está sesgado por la perspectiva desde la cual se abarque (y a dichas perspectivas, residentes en nuestras conciencias, es a lo que le concedo mayor importancia en la vida); esto no quiere decir que no estudie lo que otros han declarado y me instruya a partir de esto. Me acostumbré a vivir en la incertidumbre. Para mí, cuando se trata de personas, es más sobre la realidad que estas se encuentran viviendo que sobre la verdad. Llámela mi pastilla azul, mientras brinde sosiego a mi espíritu, valdrá la pena para mí.

Concluyo con una frase de Carl Rogers que considero que sintetiza lo que con divagaciones he tratado de explicar: “Me doy cuenta que si fuera estable, prudente y estático viviría en la muerte. Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante”.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s