Por una sociedad inclusiva

¿Por qué me apasiona la psicologia?

Existen ciertos grupos de la población que, por ser minoría, la sociedad a veces sin darse cuenta excluye. Es el caso de todo aquel que no pertenece a la generalidad, todo el que no es relativamente igual al conjunto; coexistimos en una comunidad que no le deja espacio a la diversidad, se busca que todos pensemos igual y aunque ciertamente sería mucho más fácil, hay que admitir que este no es el caso y trabajar en base a esta premisa. Los humanos hemos acomodado el mundo de manera que todos los inventos y avances favorecen maravillosamente a la mayor parte de la sociedad, y a los que por x o y razón no caben dentro de este espectro se les dificulta la existencia tanto práctica como socialmente, una cultura pre-juiciosa y arbitraria.

Este es el caso de los discapacitados, sordos, mudos, rehabilitados de drogodependencia o alcoholismo, personas anoréxicas, bulímicas, autistas, con síndrome de Down, disléxicas, homosexuales, lesbianas, ateos… entre muchos otros; estas minorías son en muchas partes del mundo, incluyendo nuestro país, inadaptados e incomprendidos. Son muchas las privaciones de las cuales estos son víctimas por no tener las condiciones, y no se hace nada para mejorarlo porque se busca  principalmente el bien de la generalidad, a los demás se les ve como excepciones, personas “dañadas” que si no se pueden “arreglar” deben vivir con su mala suerte.

Esta forma de pensar es verdaderamente penosa, deberían detenerse a pensar que a esas “excepciones” que tachan de anormales, inferiores, minusválidos, caben dentro de estas etiquetas solo porque son estas las que ellos les dan. Ya que si ellos fuesen la mayoría entonces no fuesen defectuosos, no fuesen enfermos… si los que hoy somos mayoría, fuésemos menos que otro grupo, entonces los inválidos seriamos nosotros.

Es mi más grande sueño hacer algo al respecto, hacerle ver al mundo que por insignificante o inútil que alguien se pueda ver, no es menos que los demás y por lo tanto merecen lo mismo, merece la misma calidad de vida de acuerdo a sus circunstancias.

A través de la psicología quiero ser capaz de validar a los que necesiten validación, entender a los incomprendidos, hacerles ver a los suicidas que tienen un lugar en el mundo y que son importantes, y sobretodo hacerte entender a ti,  a ti que te han hecho dudar hasta de tu propia esencia, que eres importante, eres valioso si así lo decides; así como eres, eres un tesoro, y solo tú tienes derecho a influir en quien quieres y vas a ser.

 

 

Diario reflexivo de una materia

Prefacio

Este diario reflexivo proyecta las conclusiones y enseñanzas asimiladas a lo largo del trimestre, pero más que eso, plasma las ideas y opiniones, las reacciones, sentimientos y emociones de una peculiar alumna que cavila hasta sobre el más mínimo suceso que llame su atención, pero siente aún más de lo que cavila, y suele mantener todas sus lucubraciones embotelladas para permanecer en paz con su mundo y los que lo habitan.

El taller de comunicación y dinámica grupal le ha permitido razonar sobre muchos ámbitos de su carrera, le ha abierto puertas a universos dentro de ella que antes se le ocultaban, y al reflexionar sobre cada clase ha sido capaz de evaluar tanto las situaciones y a los demás como a sí misma. Abordando la experiencia semanalmente y aislando cada una de las clases, pudo notar los hechos que la marcaron, los que llevará consigo para siempre al menos de manera subconsciente; pero principalmente logró descubrir un atisbo de su personalidad, forma de ser y actuar; de quien es y quien quiere ser, tanto a nivel profesional como a nivel personal.

Diario reflexivo

Capítulo 1

“El secreto una vida rica es tener más comienzos que finales” – David Weibaum

El primer día que tomamos el taller de comunicación y dinámica de grupo fue un jueves, y como el martes anterior ya se había reunido la sección en la clase de lengua española, sabíamos más o menos como iba a ser la logística. Procedimos a hacer una lectura comprensiva del programa de la materia y a compartir las ideas que surgieron de esta lectura, hasta que la profesora se dispuso a decirnos exactamente cómo iba a ser la dinámica.

Resulta que el taller iba a ser impartido de la siguiente manera: se distribuirían los integrantes de la sección en grupos por carreras y cada grupo representaría un equipo. Inmediatamente me entero de esto, las dudas empiezan a florecer en mi mente, pues sabía que era la única estudiante de psicología porque esto había inferido en la clase de español cuando cada uno se presentó.

Se da el caso de que tengo esta clase en común con unos cuantos amigos y mis de por sí limitadas esperanzas de formar parte de su mismo grupo se vieron mutiladas por el tajante filo de la realidad; es por esto que representó una gran sorpresa para mí la posibilidad de quedar en el mismo grupo que mi fiel amiga y compañera Eliana.

La oportunidad de trabajar en conjunto con desconocidos siempre me atemoriza a la vez que me emociona, pues existe la probabilidad de conocer y asociarse con personas maravillosas, pero también puede suceder algo totalmente diferente y opuesto a lo previamente expresado.

Gracias a la participación de Eliana en el grupo, un gran peso fue retirado de mis hombros, pues pasara lo que pasara con los demás miembros del equipo, sabía que podía contar con ella, lo que no es poca cosa. Todo aquel que se asocie o labore con Eliana puede sentirse seguro de que tiene al menos la mitad del camino recorrido.

Entonces, en su totalidad el grupo estaba conformado por: Eliana, Isabel, Ivan, Analiz, Rufy y yo. Ellos son estudiantes de medicina, pero formamos parte del mismo equipo porque la profesora pensó que la carrera a la que más se asocia mi carrera (psicología), es medicina. Analiz y Rufy son al igual que Eliana viejos amigos, venimos de la misma promoción y hemos trabajado juntos unas cuantas veces, lo que esperaba me facilitara el trabajo. Ivan e Isabel parecían decentes, son pareja y basándome en unas pocas conversaciones superficiales y lo que había visto de ellos, inferí que son de estas personas tan perfectas la una para la otra que producían una cacofonía social.

Nuestra primera asignación como grupo consistía en recopilar una lista de 20 instrumentos del campo semántico de medicina, la cual adjunto a continuación:

  1. Aguja
  2. Hilo
  3. Estetoscopio
  4. Algodón
  5. Alcohol
  6. Termómetro
  7. Gaza
  8. Bisturí
  9. Peso o balanza
  10. Jeringuilla
  11. Catéter
  12. Esfigmomanómetro
  13. Curita
  14. Tijera
  15. Guantes
  16. Bata
  17. Microscopio
  18. Anestesia
  19. Otoscopio
  20. Martillo de reflejos

Un representante de cada grupo leyó su lista en voz alta y luego la profesora asignó tareas: una presentación sobre Power Point y su funcionamiento, y lo mismo con Prezi, los grupos que se ofrecieran podían hacer la presentación. Yo consulté con los demás integrantes del grupo y al recibir el visto bueno, levanté mi mano rápidamente, la profesora terminó por asignarnos la presentación de Prezi y así concluyó la primera clase.

Capítulo 2

“Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: todavía no nos han traicionado.” – Samuel Johnson

Para poder ilustrar todo lo que fue nuestra segunda clase y lo que esta simbolizó para mí, es necesario que vaya un poco atrás en el tiempo, a la preparación de la exposición. También deben saber que los únicos que sabían usar Prezi verdaderamente, de manera fluida, eran Ivan e Isabel; los demás lo habíamos utilizado quizás una o dos veces, pero nos especializábamos en Power Point.

El viernes después de aquel primer jueves me empeñé en aprender a usar Prezi, vi un sinnúmero de videos tutoriales al mismo tiempo que seguía sus instrucciones, y así me fui adiestrando. En mi búsqueda de videos, encontré uno que sintetizaba perfectamente lo que necesitaba y pensé en mostrarlo en el aula, pero había un pequeño problema: el video estaba en inglés. Decidí traducir paso por paso el video, también investigué las diversas ventajas de Prezi y la opinión general sobre el programa, luego envié todo esto al grupo.

Los demás integrantes, exceptuando a Isabel e Ivan, mandaron entonces sus aportes a la presentación, e Ivan e Isabel quedaron de acuerdo con el grupo en unir todo dentro de la presentación y enviarla días antes para poder distribuirnos los temas y establecer el orden. En el grupo que habíamos creado previamente en Whatsapp no se volvió a hablar por unos días, pues todos estábamos a la espera del material audiovisual.

Mientras pasaban los días la incertidumbre que había en mi por haber cedido el control de mi presentación a unos extraños crecía más y más, hasta que mi paciencia perdió la batalla contra mi recelo y decidí preguntar, el día antes de la presentación, cuando más o menos ellos tenían planeado enviarnos la presentación. La pareja respondió a mi interrogante con subterfugios absurdos, argumentando que no habían llegado a la casa, que enviarían el material lo más pronto posible. Yo decidí otorgarles el beneficio de la duda porque a mi parecer esto es algo que todo ser humano merece, y aparte de esto, poco más podía hacer.

Pasaron las horas y llegó la noche previa al día de la exposición, eran ya las 9 y no habían mandado nada; en este punto ya el resto del grupo estaba agitado, al igual que yo. Después de mucha insistencia, mandaron fotos de la presentación, que debo agregar estaba incompleta, y para ponerle la tapa al pomo estaba completamente horrible; carecía de la estética y formalidad digna de esta asignación. Cuando vi esto no sabía cómo reaccionar, pues no podía simplemente echarles la culpa a ellos dado que fui yo la que decidí cederles el control, además de esto, poner la culpa sobre alguien no iba a servir de nada porque ya era muy tarde para rehacer la presentación.

Entonces hice las paces con mi realidad y puse todo de mi parte para aprenderme el tema en su totalidad, y pensando de manera optimista, que la profesora no tomaría mucho en cuenta la presentación al ver que todos manejábamos el contenido a la perfección. Como siempre pasa cuando sitúo mis expectativas relativamente altas, fui decepcionada. No solo la maestra, sino también los demás alumnos se dieron cuenta de la catástrofe de presentación que mostrábamos; y nos lo hicieron saber sin ningún tipo de tapujos. Después de ser criticada me sentí mal, pero siempre trato de sacar una enseñanza de cada situación, por lo que arribé a un lugar mental a donde usualmente llego sin si quiera darme cuenta: la resignación.

En esta pesarosa nota concluyó mi segunda semana, pero no antes de estipular nuestra tercera misión: otra exposición. Repentinamente vino a mi mente un único pensamiento, un verso de una canción de Jerry Rivera, específicamente; “La misma historia triste, y sin final”.

Capítulo 3

“Los únicos bienes intangibles son los que acumulamos en el cerebro y en el corazón; cuando ellos faltan ningún tesoro los sustituye.” – José Ingenieros

La exposición en esta ocasión trataría sobre un personaje reconocido de cada una de nuestras respectivas carreras; hacer una reseña breve referente a estos, exponer una frase propia de cada uno y también presentar dos frases haciendo uso de las palabras del campo semántico que previamente habíamos reunido en una lista.

Es importante destacar que esta no sería una exposición cualquiera, pues de aprender de nuestros errores pasados y hacer la presentación de acuerdo con las sugerencias y críticas que habíamos recibido anteriormente, tendríamos la oportunidad de reponer la nota que sabíamos habíamos perdido. Esto me motivó fervientemente a empoderarme y decidí encargarme de la presentación esta vez. Llegamos al consenso de que además de elaborar la presentación, también investigaría la información correspondiente a mi carrera, psicología; y ellos harían lo mismo con medicina. Se distribuyeron los temas equitativamente y después de esto solo restaba esperar que cada quien me enviara lo que le correspondía. Como todos quedamos afectados a partir de la exposición anterior, no fue muy difícil conseguir la porción de cada quien, con tiempo de antelación; así que dentro de poco me encontré en condiciones de producir el material a proyectar.

Al momento de ejecutar mi meticulosa tarea me vi en un pequeño aprieto, pues como podrán haber notado, la lista de palabras que confeccionamos era del campo semántico de instrumentos de la medicina, y consideraba que si hay un personaje de cada carrera, también debían haber frases de ambas carreras. Entonces la idea que surge como solución a este pequeño percance es la que cito a continuación: sencillamente elaborar otra lista, esta vez del campo semántico de instrumentos de la medicina. Hasta ahí todo muy bien, pero como todo en mi vida, esta labor no era tan fácil como parecía, dado que los instrumentos utilizados en psicología no están exactamente a la orden del día, de hecho, en ese momento me detuve a escudriñar mi mente y no se me ocurrió uno solo. Di vueltas alrededor del asunto por un buen tiempo, hasta que descubrí la puerta al final del laberinto; independientemente de que sean físicos o no, los psicólogos sí utilizan medios para comprender a sus pacientes, diagnosticarlos y tratarlos, estos medios tal vez no son tan concretos como los que se usan en las demás carreras, pero son herramientas que les facilitan la tarea, a fin de cuentas. Inferí que ya no valía la pena hacer toda una lista cuando solo emplearía una o dos palabras, así que escogí las palabras que más se adecuaban a la idea que quería desarrollar.

A continuación, presento tanto las frases que redactó Isabel, con palabras del campo semántico de instrumentos de la medicina, como la que redacté yo, con palabras del campo semántico de instrumentos de la psicología, subrayando las palabras que representan cada instrumento.

Medicina:

“Para ponerse los guantes del médico antes hay que haberse puesto los lentes del estudiante”

“No subestimes el valor de algo por su tamaño, ya que la aguja es uno de los utensilios más importantes en una cirugía, y es también el más pequeño”

  • Matricula: 1069680

Psicología:

“El buen psicólogo ha de tener un equilibrio preciso entre su empatía y su      objetividad. Es fundamental que su capacidad de ponerse en los zapatos de los demás no le impida emitir juicios ecuánimes.”

  • Matricula: 1069208

Esta vez la reacción de la audiencia hacia nuestra presentación fue muy diferente, totalmente contraria a la pasada, diría yo. Salimos victoriosos, todas las críticas fueron positivas, excepto por una absurda pero significativa falta ortográfica que pasó desapercibida por nuestros 6 pares de ojos, pero no pudo esconderse de la mirada inquisitiva de la profesora. A pesar de esto, quedé totalmente satisfecha con el trabajo hecho aquel día y sentía que nuestro esfuerzo había sido remunerado.  De más esta decir que antes de concluir la clase, no se le olvidó a la maestra dejarnos una nueva tarea, pero a diferencia de la oportunidad anterior, me iba de esta clase con la resolución de no dejar mi futuro en manos de nadie que no lo mereciera, me empoderaría todas las veces que fueran necesarias para que los resultados sean siempre así o más gratificantes.

Capítulo 4

“Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve.”    – Oscar Wilde

La tarea para esta semana se trataba de nuevamente elegir dos personajes de nuestra carrera y hacer una reseña breve de cada uno, a diferencia de que esta vez tendríamos también que elaborar una caricatura en referencia a ellos.

Esta vez me encontraba en una encrucijada al elegir personaje, pues según lo que había leído, tendría que ridiculizarlo al momento de hacer mi caricatura para darle un tono humorístico y exagerar sus rasgos. Inmediatamente supe que no podía escoger a ningún individuo que admirara, dado que podían ocurrir dos escenarios; en el primero terminaría alabando a mi personaje, y en el segundo probablemente mi descripción hubiese sido ficticia, repleta de falacias. Es por esto que decidí hacer mi caricatura sobre alguien frente a quien pudiera ser completamente imparcial. Como la mayoría de los psicólogos que admiro son grandes figuras de la psicología a nivel universal, pensé que sería más fácil encontrar un psicólogo dominicano sobre quien no haya formado una opinión todavía, y por lo tanto podría ser objetiva al momento de describirlo.

La agraciada resultó ser Ana Simó, una psicóloga y psicoterapeuta que se ha destacado por sus proyectos de responsabilidad social y charlas para empoderar mujeres. Después de la Dra. Nancy Álvarez, diría que es la psicóloga más conocida y más polémica de este país. Lo primero que hice fue buscar entrevistas suyas, tenía la idea de no describirla solo físicamente, pero también su personalidad y formas de expresión. Exagerar sus rasgos no fue muy difícil, al engrandecer sus atributos físicos me encontraba aburrida, pues hacer observaciones crueles sobre cosas sobre las cuales la persona no tiene control nunca ha sido mi área, no supone ningún placer para mí; todo lo contrario, me atrevería a decir.  En cambio, al momento de referirme a su carácter y cualidades como persona, debo admitir que llegué incluso a disfrutarlo; ella es una mujer que parece no tener ningún tipo de inhibiciones al expresarse en público, es también sexóloga y créanme cuando digo que no tuvo que declararlo para que me diera cuenta, haciendo del sexo su principal tema de conversación, se hizo ciertamente evidente.

A continuación, muestro el resultado final de lo que es la deformación excesiva de los rasgos de Ana Simó, es decir, su caricatura:
“Cuando de Ana Simó se habla, la gente tiende a asustarse, pues es tan vulgar como azul es el cielo y el sol brillante; y si su sed de atención fuese de agua, ni el agua de todos los océanos fuera suficiente para saciarla. Así de corriente como es al expresarse es también su apariencia; su boca se asemeja a la de un mosquito con anemia, y sus ojos son tan deformes que con una mirada abarca con facilidad toda la feria. Siempre que habla, sin importar lo que diga, emplea el mismo tono elocuente, y es que necesita hacerlo para camuflar todas sus necedades y palabras carentes. Mujer de muchos talentos le dicen, sí, como no… su único talento es ser una charlatana, y hacer de esto su profesión.”

  • Matricula: 1069208

Esto hablando únicamente sobre en lo que a mi concierne, omitiendo todos los percances que tuve superar gracias a dos integrantes de mi grupo cuyos nombres me reservo. Me reservo también los hechos porque recordarlos en detalle solo me traería un disgusto y a ustedes, queridos lectores, probablemente también les causaría una contrariedad, cosa que prefiero evitar. De modo que concluiré este capítulo con el arcoíris después de la tormenta, aquí les dejo las caricaturas que elaboró mi antes mencionada compañera de grupo Isabel sobre el Dr. Ben Carson:

“Ya pasado de edad, por sus grandes franjas blancas en el tope de su cuerpo, cubierto de pliegues que indican sus años. Su color, de día lo identifica y de noche lo esconde; si fuera alimento sería un chocolate y si con un animal lo comparáramos sería un chimpancé. Sus labios abultados resaltan su herencia africana y su pelo esponjado también. Sus cejas forman un camino infinito y sus orejas como un paquidermo le permiten escuchar los llantos de recién nacidos. Y por último camina con su cabeza como si le pesara con toda su inteligencia.” – Matricula: 106968

Capítulo 5

“Más vale ser cabeza de ratón que cola de león.” – Anónimo

Esta vez no teníamos ninguna tarea y todos estábamos tan extrañados como alerta, yo personalmente pensé que esta era la calma antes de la tormenta y temía lo que la profesora nos mandaría a hacer en clase. Resultó que como siempre, yo estaba exagerando; después de introducir el tema, la maestra simplemente nos ordenó que elaboráramos una oración principal sobre nuestra carrera y que partiendo de esta redactáramos también varias oraciones secundarias, enlazándolas en un párrafo. Esto se haría de manera que hubiese un párrafo por grupo o equipo.

A estas alturas del juego, ya deben estar conscientes de que yo estudio psicología, pero formo parte del grupo de medicina; lo que no saben es lo mucho que me desasosiega trabajar con este grupo. No se trata solo del taller de dinámica de grupo, también tenemos que colaborar juntos en la materia de español, y se ha convertido en toda una pesadilla para mí. Es por esto que tomé la decisión de no reunirme con ellos en el curso para formar las oraciones, pues deduje que de todas maneras terminaría haciendo mi párrafo individual sobre psicología, entonces ¿por qué mortificarme sin necesidad?  Exceptuando a Eliana, no me gusta compartir ideas con los integrantes del grupo, tal vez porque nuestros puntos de vista y referencia son tan discrepantes.

Estaba yo tranquilamente desarrollando mi tren de pensamiento por mi cuenta, cuando me vi interrumpida por la profesora que se acercó a mí para preguntar por qué estaba trabajando sola. Le expliqué la situación, omitiendo la parte de mi disgusto hacia el grupo, esperando que quizás ella entendería, pero esta lo único que dijo fue: se puede hacer en grupo de todas maneras. Yo no me sorprendí, pues he aprendido a lo largo de mi vida a esperarlo todo de los demás; no quiero decir que las personas no me sorprendan, solo que rara vez se da el caso. Y pues, como era de esperarse, fui obedientemente al rincón del aula donde mi grupo se encontraba reunido y pululé alrededor de ellos, pero sin involucrarme. Escuché el párrafo que ellos estaban creando y me sentí aliviada por no haberme visto envuelta en ese proceso creativo:

“El médico es instrumento divino, mano derecha de Dios. Etiquetado por la sociedad como el encargado de salvaguardar vidas y designado por Dios como auxiliar que opera para hacer cumplir su voluntad. Instrumento porque es un medio por el cual Dios se manifiesta y se hace sentir. Mano derecha porque le colabora en tanto su preparación profesional y disposición se lo permiten.” Antes de irnos la profesora dejó una tarea sobre los actos de intercomunicación, y así concluyó la clase de esta semana.

Capítulo 6

“El matrimonio debe ser entre un cónyuge y otro cónyuge, no un género y otro género.” – Hendrik Hertzberg

En esta ocasión todos esperábamos que la profesora preguntara la tarea de la intercomunicación, que se supone todos nos habíamos aprendido. A continuación, adjunto lo que investigué sobre el tema:

La intercomunicación es la capacidad y necesidad del intercambio de datos, información o conocimientos entre dos o más personas, seres vivos, lugares o mecanismos. Para conseguir una buena comunicación es necesaria la existencia de un medio que conecte al transmisor con el receptor, ya sea este natural o artificial.

Los actos de comunicación son actos a través de los cuales dos o más personas intercambian ideas, opiniones, conocimientos, entre otros.

Características:

–              Son de modalidad oral

–              Intervienen dos o más personas, usualmente más.

–              Sus participantes están bien informados sobre el tema a tratar

–              Pueden ser formales o informales

–              Se trata un tema determinado

–              Su finalidad es usualmente informar o llegar a un acuerdo.

Mesa redonda: es una discusión de un tema, abordada por un conjunto de expertos con la ayuda de un moderador.

Debate: es una técnica de comunicación en la que se expone un tema y una problemática, mediante el uso de argumentos planteados por diferentes partes. Posee entre sus integrantes un moderador, un secretario, y un público participativo.

Panel: es una discusión informal realizada por expertos para analizar los diferentes aspectos de un tema, aclarar controversias y resolver problemas de su interés.

Foro: es la exposición de un tema que se hace generalmente entre 4 personas: un moderador y tres exponentes, usualmente es un tema de tres subtemas.

Tertulia: es una reunión informal y periódica de personas interesadas en un mismo tema o rama del arte, la ciencia o la filosofía, para informarse o compartir ideas y opiniones.

Coloquio: son conferencias religiosas con el fin de discutir puntos de doctrina o conciliar puntos de vista diversos.

Reunión: se le llama a reunión cuando dos o más personas se agrupan para discutir uno o varios temas, usualmente se da en un ambiente formal.

Conferencia: exposición en público por varias personas sobre un tema de interés para su audiencia.

En cambio, lo que ella hizo fue asignar un debate, todos dimos ideas de temas polémicos y controversiales que serían ideales para la ocasión y luego procedimos a una votación.

Entre los temas estaba: legalización del aborto, legalización del matrimonio igualitario y la adopción de niños por parejas del mismo sexo, legalización de la marihuana, entre otros que se difuminan en mi memoria. El tema que obtuvo la mayoría de los votos fue el primero, por lo que sin duda alguna quedó establecido como tema a debatir. La profesora tuvo la grandiosa idea de hacer un panel con el tema que quedó en segundo lugar, que resultó ser la legalización del matrimonio igualitario y la adopción de niños por parejas del mismo sexo.

Luego de elegidos los temas para la actividad, nos tocaba a nosotros decidir qué posición defenderíamos. Al principio yo no quería estar involucrada con el tema del matrimonio igualitario porque ya he discutido tanto sobre el que posiblemente le tome mala voluntad a quien quiera contradecirme, después me di cuenta que como era un panel y no un debate, no existía el riesgo de que algo así sucediera, así que quedó decidido: sería una panelista pro matrimonio igualitario. Con miras a estas batallas verbales finalizó mi clase de la 6ta semana.

Capítulo 7

“No hay que sobrestimar lo inusitado. Hay que dotar de aguijones a lo común y corriente.”

La clase de esta semana fue en sumo grado eventual y hasta ahora la más entusiasta. En la clase anterior habíamos quedado de acuerdo en que como demostración de los actos de intercomunicación tendríamos tanto un debate sobre la legalización sobre el aborto, como un panel sobre la legalización del matrimonio igualitario y la adopción de niños por parejas del mismo género, y como fue previamente expresado, yo participaría en el panel ocupando una posición a favor de la legalización, junto con otras dos panelistas.

De acuerdo con el mandato de la profesora, procederíamos primero con el debate. Se ubicaron a la derecha los que estaban contra la legalización del aborto, y a la derecha los que estaban a favor. Kandora, quien ejercería el papel de moderadora, se sentó justo en el medio en la parte de adelante, y los demás quienes éramos audiencia, nos ubicamos en la parte trasera del aula. No duré mucho tiempo sentada en la parte trasera, pues pronto la profesora me llamó, indicándome que me situara al lado de Kandora para que con el cronometro del celular tomara el tiempo de todas las intervenciones, de modo que ningún bando hablara por más de 2 minutos consecutivos.

El debate empezó con el lado pro aborto y continuó desarrollándose de manera satisfactoria a nivel general; desafortunadamente yo soy de las que están a favor de la legalización del aborto, al menos del aborto terapéutico, y los argumentos sustentados por los que pertenecían al lado pro eran débiles y frágiles, y no solo eso, también la mayoría se enfocó en casos específicos, no abarcaron la generalidad del tema. El otro lado no se desempeñó de manera brillante, sus argumentos eran debatibles, pero no hubo nadie en el lado opuesto que supiera desestimarlos. Es por esto que el debate quedó a favor de la posición que estaba en contra. Demás está decir que me costó mucho contenerme, y la frustración que sentía era real, al no poder expresar mis ideas en este vehemente momento.

Con el debate ya concluido, nos dispusimos a darle inicio al panel. Les cuento que yo estaba extremadamente nerviosa por las siguientes razones: temía que el panel se convirtiera en un debate, ya que pensaba que mis contrarios me traerían argumentos sustentados o por sus opiniones o por la biblia, y no me gusta discutir con estos dos puntos de referencia, considero que no tiene sentido. También me había enterado de que las 2 panelistas que expondrían conmigo se habían arrepentido, por la razón que fuera, y para ponerle la tapa al pomo, no me sentía totalmente preparada.

Eliana, quien debía haber sido un de las panelistas, sirvió de moderadora del panel. Nos ubicamos todos en la parte frontal del aula, con Eliana situada entre las dos partes del panel. La profesora quería concederme solo 3 minutos, cuando me enteré de esto casi me salgo del panel, no había forma en la tierra de abarcar mis argumentos de manera coherente en solo 3 minutos, y menos si solo yo abordaría el tema desde esta perspectiva. Entonces, con ayuda del bando contrario, pudimos convencer a la maestra de concederme 9 minutos; claro, ella pensó que no será capaz de ocupar 9 minutos… ¿Qué tanto podía decir?

Como mencioné con anticipación, no me gusta apelar a la opinión de los demás, y menos cuando se trata de personas religiosas, ya que tienden a aferrarse fuertemente a sus concepciones, de modo que es como hablarle a una pared, inútil y decepcionante. Por eso en mi traté de divorciar mi ponencia de la subjetividad por completo, me limitaría a hablar sobre los hechos, hechos irrefutables independientemente de la perspectiva que se le vea. Este fue el resultado final, tal y como lo planteé en el panel:

Abordar este tema desde una perspectiva moral o religiosa es una tarea demasiado subjetiva, y mi intención no es cambiarlos de opinión ya que entiendo que no todos podemos estar de acuerdo y opino que no existe una verdad absoluta o universal. En cambio, lo que intento hacer es transmitir el mensaje de porque el matrimonio igualitario es un derecho de todos los dominicanos y las dominicanas que está siendo violado, independientemente de mi opinión o la de cualquiera de nosotros.

¿Por qué debería legalizarse el matrimonio igualitario en la República Dominicana? ¿Por qué debería permitírsele la adopción de niños a parejas del mismo género?

  1. No hacerlo es inconstitucional, y supone una violación de varios derechos fundamentales.

Artículo 39.– Derecho a la igualdad. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal. En consecuencia:

  • La República Dominicana condena todo privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las dominicanas y los dominicanos, entre quienes no deben existir otras diferencias que las que resulten de sus talentos o de sus virtudes.
  • La mujer y el hombre son iguales ante la ley. Se prohíbe cualquier acto que tenga como objetivo o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de los derechos fundamentales de mujeres y hombres. Se promoverán las medidas necesarias para garantizar la erradicación de las desigualdades y la discriminación de género.

Artículo 55.- Derechos de la familia. La familia es el fundamento de la sociedad y

el espacio básico para el desarrollo integral de las personas. Se constituye por vínculos

naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer

matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla.

  • Este artículo en ningún momento prohíbe el matrimonio igualitario y menos la adopción de niños por parejas del mismo género, aquí lo que se ve es una autorización del matrimonio a parejas heterosexuales, pero no rechaza en absoluto el matrimonio de parejas homosexuales.

 

(Artículo 40: Derecho a la libertad

  1. A nadie se le puede obligar a hacer lo que la ley no manda ni impedírsele lo que la ley no prohíbe.)

Artículo 45.- Libertad de conciencia y de cultos. El Estado garantiza la libertad de conciencia y de cultos, con sujeción al orden público y respeto a las buenas costumbres. (Libertad de conciencia: facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad.)

  • Por otro lado, las reglas constitucionales no pueden ser contrarias a sí mismas, ya que la ley es igual para todos, y debe aplicarse el principio de igualdad ante las leyes en estos casos también. No debería existir una diferencia entre matrimonio heterosexual y matrimonio homosexual, todas las personas sin importar nuestro genero somos iguales ante la ley, por lo que el matrimonio también debe ser lo mismo, y los mismos derechos deben ser otorgados, sin excluir el de la adopción.
  • Una pareja de personas del mismo sexo pueden ser tan buenos padres como cualquier pareja heterosexual, o incluso mejores, como lo prueban numerosos estudios. Y aunque no debería ser mal visto por la sociedad, no es cierto que un niño criado por padres homosexuales vaya a crecer para ser homosexual también, pues los homosexuales evidentemente tienen un padre y una madre y esto no definió su orientación sexual. Al momento de adoptar un niño, lo que debe importar es la calidad de la crianza, que no es proporcionada por el sexo de los padres que lo educan.
  • También es importante destacar que el principal propósito del matrimonio no es procrear, dado que, de ser así, a las parejas infértiles también se les negara este derecho.
  1. Los motivos que llevan a una pareja a unirse son los mismos, independientemente de su orientación sexual, por lo que deberían estar protegidos por las mismas leyes, y bajo los mismos regímenes.
  1. Legalizando el matrimonio igualitario, se cumple con un deber constitucional: El Estado debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas para prevenir y combatir la discriminación, la marginalidad, la vulnerabilidad y la exclusión. (artículo 39)
  • La legalización del matrimonio igualitario traerá respeto hacia la comunidad LGBT, lo que le evitara humillaciones, complejos y discriminaciones no solo a las personas que pertenecen a dicha comunidad, pero también a sus hijos y demás familiares.
  1. Separación de la Iglesia y el Estado.

Una de las principales razones por las que el matrimonio homosexual es ilegal en la actualidad se debe a la interpretación religiosa de que los “homosexuales son pecadores.” Tal perspectiva religiosa no debería tener lugar en materia federal o legal. Vivimos en Estado laico que otorga la libertad de culto (como ya fue mencionado en el artículo 45 de la Constitución). Los Diez Mandamientos no definen nuestro sistema legal, así que ¿por qué el argumento religioso de “El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer” tienen que restringir a las parejas gays que quieren casarse? Legalizar el matrimonio igualitario no tendrá un impacto negativo sobre la religión y / o de la visión religiosa de los demás, al igual que la religión no debería tener ningún impacto en el tema de la legalización del matrimonio de parejas homosexuales.

  1. No causa efectos sobre la comunidad heterosexual, la legalización del matrimonio igualitario no tendrá ningún impacto en las parejas heterosexuales.
  1. El matrimonio igualitario ya es una realidad.

La verdad es que millones de parejas homosexuales ya practican monógama, el problema es que no están protegidos legalmente como parejas casadas, a pesar de que sus estilos de vida son iguales al de los matrimonios heterosexuales. Los homosexuales ya practican el matrimonio en sus hogares, por lo que, ¿que está mal como para que no se le concedan a la comunidad LGBT los derechos que se merecen?

Las licencias de matrimonio otorgan innumerables derechos a las parejas casadas, derechos que no les son otorgados a las parejas homosexuales en las uniones civiles. Los derechos económicos, médicos y sociales que están asociados con el matrimonio están por desgracia alejados de las parejas homosexuales.

Los hospitales no pueden legalmente permitir a los socios de los homosexuales recibir información médica acerca de su enfermedad, sin un presente pariente consanguíneo. Legalizar el matrimonio gay permitirá a parejas homosexuales derechos hospitalarios de visita y respetar la validez de su matrimonio al permitirles tomar decisiones médicas en nombre de sus cónyuges.

Como podrán comprender, leer y expresar oralmente mis ideas durante 9 minutos sin pausa es una misión bastante agotadora y sobre todo sofocante, tuve que parar unas cuantas veces para respirar profundo, pero debía continuar porque tenía que abarcar todo en el tiempo estipulado. Los demás pensaron que estaba intranquila, tal vez nerviosa, y que a eso se debía el tono desequilibrado de mi voz, pero no era así en absoluto. No puedo ser más literal al decir que estaba sofocada, me faltaba el aire. A pesar de esto, al terminar me sentí complacida y satisfecha conmigo misma, lo había logrado.

Una vez terminó mi exposición era el turno de los que estaban en contra y sentí mucha curiosidad, me preguntaba qué argumentos traían. Como en la clase anterior había expresado mi rechazo a los argumentos religiosos, imaginé que estos tratarían de desestimarme con argumentos científicos. Resulta que mi suposición no estaba muy lejos de la vedad, aunque no se limitaron únicamente a una perspectiva científica, en cambio, quisieron abarcar también el ámbito legal.

Se hizo mucho énfasis en un argumento que sonaba más o menos así: “De preguntársele a la población dominicana si se encuentran en contra o a favor de la legalización del matrimonio homosexual, la mayoría de las personas lo rechazarían, y vivimos en un Estado democrático, entonces por democracia, no debería de legalizarse” y luego de esto procedieron a citar ejemplos sobre Danilo, que ellos no votaron por él y no lo querían en la presidencia, pero todos debemos acatar lo que quiere la mayoría. En este momento, mis ganas de debatir iban casi más allá de mí. Ellos se miraban orgullosos, ¡cómo si ese fuese un argumento magistral! Permíteme dudarlo; no todas las leyes se aprueban a partir de las preferencias de la mayoría, de hecho, pocas se instauran partiendo de este punto de referencia. Cito un ejemplo para darme a entender, y ya que ellos hablaron en base a suposiciones lógicas, pues yo también me expresaré de esa manera: de preguntársele a la población dominicana si se encuentran a favor o en contra de una ley que autorice a los establecimientos donde se venden bebidas alcohólicas a permanecer abiertos de sol a sol, probablemente la mayor parte de las personas estén a favor, pero eso no significa que sea lo adecuado o que vaya a suceder.

Cuando terminó el panel era momento de las críticas de la audiencia entorno a la actividad en general; hubo opiniones que se destacan en mi memoria, la de Johanna por ejemplo, y a continuación cito textualmente sus palabras “bueno, yo pienso que el debate estuvo muy bien, principalmente ellos (haciendo alusión a los que hablaron pro legalización) que me gustó mucho porque hablaron de datos específicos, concretos y con base real. Pero ella (señalándome a mi) se puso como agresiva y todo lo que dijo fue rebatiendo lo que ellos habían dicho…” si hubiese manifestado todos los pensamientos impuros que cruzaron por mi mente en ese momento, les aseguro que no entro al reino de Dios, asumiendo que exista uno. Ellos hablaron con base real, claro, en base a SUPOSICIONES reales (nótese mi sarcasmo), y evidentemente yo no pude haber debatido todo lo que ellos dijeron, ya que yo expuse ANTES que ellos. Pero supongo que en un ambiente donde se debe permanecer objetivo, esa fue su manera de parcializarse; me calmé pensando que allá ella y su ignorancia, yo no soy la que salgo perdiendo.

Un compañero llamado Carlos me hizo una pregunta probablemente inofensiva que respondí con un poco de mala fe porque me dejé llevar por la emoción del momento. Considero que Carlitos es una persona muy genuina que no me preguntó con malas intenciones (como pude notar con los demás) y de haber estado en mis cabales le hubiese respondido en un tono más respetuoso y con la consideración que mi buena opinión sobre él le merece.

Entre otras intervenciones que no mencionaré para no hacerles más larga el cuento, esto fue lo más remarcable. Esta clase fue una gran decepción para mí, lamentablemente me tocó irme con los ánimos por el suelo a mi casa y llegué a dos conclusiones: 1. Temas como esos es bueno tratarlos en debate, no en panel. 2. No debo sobreestimar nunca a la raza humana.

Capítulo 8

“Todo gran proyecto, debe tener un principio, pero es en la continuidad, hasta el final, en dónde se obtiene la verdadera ganancia.” – Linares

Si tuviese que describir esta clase en una sola palabra, se me haría en extremo difícil elegir entre “aburrida” y “ordinaria”. Básicamente lo que hicimos fue pensar y expresar como aplicaríamos los actos de intercomunicación en nuestras vidas profesionales y más allá de ellas. Yo no tuve la oportunidad de comunicar cual acto considero que sería el más utilizado, pero eso no me impidió llegar a una conclusión; como psicóloga pienso que el acto de intercomunicación que emplearía más a menudo sería sin duda la reunión. Tendría que reunirme con mis pacientes, periódicamente, conocerlos, entenderlos, diagnosticarlos y proceder al tratamiento, que probablemente sea por medio de reuniones también. De hecho, en esta clase inferí que en todas las carreras la reunión posiblemente sea muy utilizada.

Y con este insípido momento doy por terminada esta aventura. Me di cuenta que la mayoría estamos acostumbrados a dejar lo mejor para el final, tal vez para que las partes aburridas de la historia valgan la pena, pero resulta que en la vida real los finales no siempre son emocionantes o felices. En la vida real los finales son como son, lo que los hace emocionantes es que la mayoría marca un nuevo inicio.

Epílogo

El taller comenzó por distribuir a todos los miembros de la clase en diferentes grupos de trabajo según su carrera, grupos a los que pertenecerían por todo el trimestre. Nuestra heroína estudia psicología, pero por maniobras del destino quedó incluida en el grupo de medicina. Su grupo no era todo lo que ella deseaba, pero dentro de este brillaba un rayito de sol que iluminaba sus tinieblas y la motivaba a seguir adelante.

Fueron numerosos los retos a los que la estrella de esta historia tuvo que enfrentarse. Naturalmente, no de todos salió victoriosa, pero si les puedo asegurar que cada una de las batallas en la que se vio involucrada, dejaron una enseñanza en ella. Al principio se le hacía difícil esta metodología, pues confiarle sus responsabilidades a los demás no es algo en lo que se desempeñe bien esta independiente señorita, pero cuando decidió empoderarse y tomar su destino en sus propias manos, es cuando las cosas empezaron a mejorar.

Cuando de una persona tan peculiar como lo es esta alumna se trata, no se puede esperar que las cosas vayan conforme a sus deseos, sin ser tristemente decepcionado; y esto se ve reflejado en la previa etapa de su vida, pues aun empoderándose de ella, esta le presentaba desafíos. Nuestra protagonista los asumió con toda la vehemencia que la caracteriza y esto casi la llevó al borde, con un poco más de presión se hubiese desatado el revolucionario monstruo que todos reprimimos, pero afortunadamente la fuerza de voluntad y el respeto son dos pilares de la personalidad de esta chica singular que le permitieron volver a sus cabales.

Y al final, todo volvió a la normalidad. Se calmaron las aguas y un sentimiento de sosiego y serenidad embargó tanto a nuestra heroína como al monstruo que llevaba dentro, llevándolos a acogerse el uno al otro y logrando que el día de hoy estos sean una y la misma entidad.

 

Carta a La Elite

Desde que tengo uso de razón he sido una niña tímida, siempre me ha costado mucho mezclarme con aquellos que me rodean. Gran parte de mi vida la pase sintiéndome fuera de lugar a donde sea que iba, me he sentido extranjera en lugares tan familiares como lo son el colegio al que voy desde que tengo 2, o la casa que me vio dar mis primeros pasos.

Aunque no era una niña infeliz, me alegro al decir que desde entonces mi vida ha cambiado mucho y con ella he ido cambiando yo. Recuerdo el momento exacto que para mí marco un antes y un después. Me acababan de transferir de secciones de 6toB a 6toC y mis amigas ya habían hecho nuevas amigas, estaba sola bajando por el chavoncito y una persona muy especial me ofreció sentarme con ella y su grupo de amigas. Ese día fue cuando por fin pude apreciar el sentimiento de pertenencia, y este le dio lugar al surgimiento de LA ELITE.

Un término que denota arrogancia y soberbia, según Wikipedia es un pequeño grupo superior a los demás, otras fuentes dicen que es el núcleo más destacado de una sociedad; y aunque estas premisas pueden o no ser ciertas, encontré la verdadera razón por la cual los individuos que hoy son 4C se pueden identificar con este término, y es que a diferencia de la generalidad, en nuestro pequeño subconjunto no hay Elites. Cada quien, sea como sea, pertenece a nuestra colectividad, formando una singular ELITE.

Quiéranlo o no, directa o indirectamente estas personas han influido en tu vida y hoy de alguna manera son parte de ti. Estoy infinitamente agradecida con la vida por haberme permitido formar parte de esta comunidad, y aunque estoy totalmente lista para dar el siguiente paso, no me avergüenzo de decir que lo único que lamento es tener que renunciar al vínculo que hemos formado a través del tiempo y que aunque hoy se mantiene no durara por siempre.

En un día como hoy, que todavía tengo que emburujarme con el examen del día, me alegro al pensar que todavía puedo contar con ustedes.

En conclusión, queridísima Elite si no los quiero a ustedes, no me quiero yo, porque son parte de mi. Los quiero con el alma.