Aura – Carlos Fuentes (Ensayo)

La incertidumbre respecto a nuestro futuro es algo que todos los humanos tenemos en común, porque no somos dueños de nuestro destino y nada es del todo seguro, excepto la muerte. Esto nos hace preguntarnos, ¿cuál es entonces el sentido de la vida?, y nos aferramos o más bien decidimos creer en mil historias porque es impensable aceptar que cada vida tiene únicamente el sentido que su artífice le dé.

La mayoría se limita a tomar y dejar y manejan su vida lo mejor que puede, pero este no es el caso que Carlos Fuentes nos presenta en la obra, él nos muestra la realidad de esa minoría que no se conforma y va más allá, específicamente una mujer que rechazaba tanto la idea de la muerte que decidió desafiarla violentamente.

La aversión vehemente a lo desconocido

  • ¿Por qué se enamora Felipe de Aura?
  • ¿Son vivir y existir la misma cosa?
  • ¿Por qué le tememos a la muerte?
  • ¿Cómo lidiamos con este miedo?
  • ¿Era Consuelo devota al amor o a la vida?

Felipe se siente atraído por Aura desde el primer momento en que la ve y luego de ver la dinámica de su vida con su tía Consuelo, este se hace toda una historia en su cabeza y asume que Aura está siendo coaccionada por la anciana a vivir en esa cueva por siempre, ella no le dio razones para pensar eso pero la gente elige lo que quiere creer; y especular que Aura era una mujer indefensa a merced de su tía, influenciada por ella desde que tenía razón de ser, le daba un nuevo propósito a su vida.

Felipe logró enamorarse tan precipitadamente de Aura por la combinación de dos razones: Aura con sus dotes sobrenaturales lo hechizó de alguna forma, lo que le fue factible por la carencia de ideales y ansias presente en la realidad de Felipe.

El famoso poeta Edward Estlin Cummings, mejor conocido como E.E Cummings dijo que ´´no estar muerto no es lo mismo que estar vivo´´, nos plantea con esta frase que vivir no es simplemente existir y respirar, para vivir verdaderamente hay que abrazar la vida, sentirla, tomarla en nuestras manos y saber qué hacer con ella; luego de que Consuelo logró subsistir a través de Aura, tenía la certeza de prolongar su existencia pero esto no le garantizaba lo que quería de ella, lo que en su juventud no le bastó: amor. Esta era su forma de abrazar la vida, buscó a alguien cuya vida estaba tan desprovista de sentido como la de ella para juntos seguir la misma dirección.

Temerle a la muerte es totalmente comprensible, y no tanto a la muerte pero a lo desconocido. Cuando vamos a experimentar cosas nuevas, son nuevas únicamente para nosotros porque alguien ya ha pasado por eso y tenemos una vaga noción de los eventos que pueden ocurrir; pero en lo que se refiere a la muerte, es territorio totalmente impreciso para todos, y lo desconocido asusta.

A raíz de esto creamos métodos para ayudarnos a manejar el tema de la muerte, como lo son las religiones, brujerías, herejías o cualquier conjunto de creencias que aplaque en nosotros la inseguridad y desasosiego que lo desconocido representado  en este caso por la muerte puede causarnos. Usualmente, estas creencias plantean una alternativa al deceso y aunque mantenemos la postura de que cada célula de nuestro cuerpo está de acuerdo y afirma esa teoría, sabemos en el fondo que el porvenir es incierto; pero el momento en el que tratamos de estudiar y descomponer esta realidad, es el momento en el que nos desequilibramos espiritualmente dando paso a una crisis existencial que nos puede llevar radicalizar esa creencia, intentando  perpetuar la única pertenencia real del mortal pero la misma que con certeza está destinada a finiquitar.

Como era de esperarse de una persona tan romántica como creo serlo, mientras analizaba los motivos de Consuelo confundí su apego a la vida con un amor extraordinario hacia Llorente, no obstante, poniendo los pies sobre la tierra discerní que si esta hubiese actuado con el bien de su relación con Llorente en mente, hubiese cedido cuando este le pidió que se conformara con su amor incondicional. En cambio, esta mujer prefirió los despojos que una vida artificial era capaz de proveerle, con tal de seguir morando de algún modo el mundo.

Mary Shelley, la dramaturga británica reconocida sobre todo por ser autora de la novela gótica Frankenstein, dijo en la misma: “nada es tan doloroso para la mente humana como los cambios grandes y repentinos” y no hay cambio más grande o repentino que la muerte, pues por más que digamos estar preparados la muerte nos toma por sorpresa. Esta ha sido descomunalmente antagonizada con el curso del tiempo, mas como dijo la autora del realismo mágico Laura Esquivel: “morir es como nacer, solo un cambio” y qué fácil nos fue nacer.

Concluyendo, los mortales tenemos un temor que admitámoslo o no nos persigue y nos acecha, este es el miedo a lo desconocido que se ramifica en los demonios de la muerte y el cambio. Esta inquietud que compartimos es lo que nos hace humanos y nos vincula inconscientemente, y por ello es inquebrantable. Pero esto es parte de la vida, sencillamente hay que aprender a vivir con ella; una vez hacemos esto, nuestra existencia en la tierra se vuelve llevadera y tolerable, puede llegar a ser incluso complaciente… esto último va a depender de ti.

La gallina degollada – Horacio Quiroga 

El texto que analizamos es el cuento “la gallina degollada” publicado por primera vez en 1917 en Cuentos de amor, de locura y de muerte, del célebre autor uruguayo Horacio Quiroga.

El brío del menosprecio

Berta y Mazzini son una joven pareja con la esperanza de consagrar su unión mediante la procreación de un hijo sano, pero hasta el 4to descendiente cada retoño les sale idiota. Con 4 varones retrasados, deciden volver a tratar y esto resulta en una niña sana pero mimada y malcriada en extremo. Un día, los cuatro hermanos ven a la niña sola y toman la misma determinación: degollar a la niña.  

Introducción

Epoca: Contemporánea del autor

Lugar: Buenos Aires

Berta: la madre de los 4 idiotas, al principio se preocupaba por ellos. Cuando nace bertita, solo se preocupa por ella y olvida y desprecia a los 4 varones.

Mazzini: el padre joven y perseverante de los 4 hermanos, al principio cariñoso con ellos; hasta que llegó bertita y todas sus atenciones se dirigían a ella.

Los cuatro hijos: idiotas, retrasados, bobos.

Bertita: mimada, malcriada.

Mazzini y Bertita no parecía ser capaces de dar hijos normales mentalmente.

Nudo

Berta y Mazzini discuten constantemente porque se echan la culpa el uno al otro de no poder procrear hijos sanos, en una de sus reconciliaciones conciben un quinto retoño;

Al nacer Bertita y crecer normal, Berta y Mazzini descuidan totalmente a los cuatro idiotas.

Desenlace

Los 4 idiotas degollan a Bertita.
Figuras literarias  

Retruécano: orientaron su estrecho amor de marido y mujer, mujer y marido. 

Hipérbaton: todo el día, sentados en el patio, estaban los cuatro idiotas hijos del matrimonio Mazzini-Ferraz.

Climax: la luz cegadora llamaba su atención al principio, poco a poco sus ojos se animaban; se reían al fin estrepitosamente.

Epíteto: sombrío letargo.

Antítesis: el mayor tenía doce años y el menor, ocho.

Pregunta retórica: ¿qué mayor dicha para dos enamorados que esa honrada consagración de su cariño, liberada ya del vil egoísmo de un mutuo amor sin fin ninguno y, lo que es peor para el amor mismo, sin esperanzas posibles de renovación?

Enumeración: pero la inteligencia, el alma, aún el instinto, se había ido del todo.

Anáfora: ¡Hijo, Hijo mío querido! –sollozaba esta.

 Palabras de difícil comprensión

Aglutinados: unir una o dos cosas con una sustancia de manera que se forme una masa compacta, reunir realidades distintas de manera que quede todo homogéneo.

Insidia: engaño oculto para perjudicar a alguien.

Distendido: que no tiene tensión.

Fruición: Placer o gozo intenso que siente una persona al hacer algo.

Tísica: tuberculosa.

Parsimonia: calma o tranquilidad ceremoniosa con que se hace algo.

Conclusión

El autor uruguayo, cuyo tema principal predilecto era la muerte en sus cuentos, nos presenta en “la gallina degollada”, la difícil realidad de una familia mediante una narración rica en figuras literarias pero sin ánimos de esconder su intención detrás de ellas. Está claro para mí que entre la espesa nube de aberración y anomalía que cubría la percepción de los cuatro hermanos, estos podían sentir el desprecio y desdén que recibían de sus padres; mientras que su hermana obtenía no menos que mimos y complacencias. Este sentimiento se fue acumulando dentro de ellos con gran ímpetu y motivó el momento de aparente lucidez en el que le quitan la vida a su hermana.