Ensayo entorno a la felicidad y la salud mental (la felicidad en una olla de sancocho)

Presentación

Priscilla Mejía Hernández 

No 19

4C

30/10/15

Filosofía

Profesor Salomón Bastardo

La clave de la felicidad y la salud mental.

En vano he tratado de manejar “el concepto” de felicidad, pues luego de mucho leer y tratar de convencerme de la validez de una u otra noción de esta expresión, inferí en que este ensayo se trataría exactamente de cómo cada persona tiene su propio concepto de felicidad y cada definición dentro de la realidad de cada uno es la buena y válida para ese individuo. Sabiendo esto, debería ser capaz de guiarme al menos por mi propio juicio, pero a decir verdad todavía no creo saber con el suficiente convencimiento dónde se encuentra la esencia de mi felicidad.

El otro día me reprochaba que tengo todo para ser feliz mas sin embargo no lo soy, y a medida que este pensamiento daba vueltas en mi cabeza llegué a la conclusión de que simplemente todavía no sé qué significa la felicidad para mi; me creía ingrata, sintiéndome culpable a causa de que me he pasado la vida adecuando mi felicidad a discernimientos ajenos. Este descubrimiento me llevó a preguntarme: ¿cómo estar segura de que soy feliz o no lo soy, si no sé en qué se basa y condiciona la felicidad para mí?  


La felicidad dentro de una olla de sancocho caliente en medio de un día lluvioso.  

  •  ¿SE RELACIONA LA FELICIDAD CON LA SALUD MENTAL? 
  •  ¿QUÉ ES LA FELICIDAD?  
  •  ¿DÓNDE SE ENCUENTRA?   

Tu concepto de felicidad no se forma de la noche a la mañana, y no es algo que necesariamente puedas expresar con palabras; tu concepto de felicidad se va a ir moldeando a medida que vayas creciendo como persona y experimentando cosas nuevas. Sin darte cuenta, algunas experiencias van a pasar a formar parte de ti y estas son las que van a definir tu felicidad y tus aspiraciones en la vida.  

Digo aspiraciones porque la mayoría ve la felicidad como una meta, y los que no la perciben como una la distinguen como muchas. Para aquellos que la felicidad no es un punto de llegada, cada momento es una oportunidad para pasar un rato feliz según sus parámetros; de manera que dentro de la desigualdad encuentran parentesco.

Hay quienes afirman que la felicidad y la salud mental están estrechamente ligados, y que la supresión de la primera influye fuertemente en la pérdida de la segunda; no dudo que en algunos casos lleven razón al argumentar así, pero no me atrevo a afirmar que sea aplicable para todos. Considero que hasta cierto punto, todo en la vida depende de quién y desde dónde se le vea. 

El famoso autor de ficción en literatura juvenil, John Green, dijo en su libro Abundancia de Katherines: “no recuerdas lo que pasó, lo que recuerdas se convierte en lo que pasó”, pienso que con esta frase el autor quiere decir que nuestra mente tergiversa los hechos pasados de manera tal que no recordamos las cosas como pasaron, sino como nosotros mismos nos queremos hacer creer. Así pasa con la felicidad, cuando alguien cree que su felicidad está en algo, aunque esto sea una confusión si la persona se lo cree dentro de su engaño será feliz. 

A fin de cuentas todo se resume a lo que las personas creen, pues aunque sea mentira lo que alguien cree se convierte en su verdad. En su libro Vanishing acts, Jodi Picoult dice:

“A veces nos encontramos caminando por la vida con una venda sobre los ojos y tratamos de negar que fuimos nosotros mismos quienes firmemente le hicimos el nudo”; no podría estar más conforme, pues la mayoría influencia su interpretación de las cosas de acuerdo a sus deseos y viven ya sea voluntariamente o involuntariamente engañados, pero felices y satisfechos. Sencillamente en cuantiosas ocasiones el poeta italiano Giocomo Leopardi tiene razón al decir que “la felicidad está en la ignorancia de la verdad”, al contrario de Korsybsky que dentro de sus reglas esenciales para alcanzar la felicidad cita que no hay que eludir las dificultades y debe haber un equilibrio entre la fantasía y la realidad.

Que ambos se contradigan no quiere decir que uno tiene menos razón que el otro, solo que la primera teoría se ajusta a la perspectiva de algunos y la segunda al punto de vista de otros, pero las dos son igualmente ciertas. Y es de esto precisamente de lo que se trata la filosofía, tu verdad no excluye la mía y vice-versa, tu verdad es cierta en tu universo y la mía es igualmente acertada en el mío.  

Si tuviese que escoger una definición por la cual encaminar mis acciones y hacia la cual orientar mis metas, sería la del célebre pensador y activista hindú Mahatma Gandhi: “Felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía”, esto implica seguir nuestras convicciones y vivir de acuerdo a nuestros principios. Especulo que cuando descubra mi verdadera vocación, si logro practicarla por el resto de mi vida entonces mi vida estará lo más cercano a la felicidad que alguna vez pueda alcanzar. 

Antes de redactar este ensayo les pregunté a varios miembros de mi familia cual era el concepto de felicidad para ellos, y comprobé que cada uno ve la felicidad de manera diferente, con algunas similitudes pero con múltiples distinciones dentro de las mismas. Me llamó la atención particularmente la respuesta de mi primo: “Llegar a tu casa bajo un aguacero después de un largo día de trabajo y que te espere en la mesa una buena olla de sancocho caliente, acompañado por un plato de concón y un aguacate maduro… No hay mayor felicidad.” 

Aunque ese está lejos de ser el modo en que yo veo la felicidad, porque conozco a mi primo puedo entender por qué es el suyo. Y es que hasta que no hayas vivido lo que él, no vas a percibir las cosas exactamente como él; esto nunca va a pasar, porque no eres él. Sólo él sabe las cosas que lo hacen feliz, sólo él sabe las cosas que son ciertas y válidas dentro de su universo y sólo él tiene derecho a juzgarlas.  

En conclusión, tu felicidad está donde tú lo decidas y por más que muchos aspiren a recoger su definición y encerrarla en un cubo, esta es escurridiza y se les escapa por entre los dedos, cada quién define la felicidad de acuerdo a sus experiencias y pasiones. Cada concepto es igualmente válido dentro del universo de la persona a quien pertenece; la felicidad está donde su artífice y la formación de este así lo dispongan, incluso en una olla llena de sancocho. 

Comentario del texto “Más allá del espejo”

Comentario de texto de “Más allá del espejo”El texto que analizamos es “Más allá del espejo”, un cuento escrito por el autor dominicano Virgilio Díaz Gullón.

El descubrimiento/autodescubrimiento

Un hombre se para frente a un espejo en una tienda y en vez de su reflejo percibe otro rostro, este hecho lo lleva a comprar el espejo y llevarlo a su casa. Ya en su casa, el hombre se ve en el espejo cada día hasta que gradualmente se le va presentando esa cara desconocida que vio el día que lo compro. Un día, el hombre extiende la mano como para consolar al ser del espejo y sorpresivamente su mano traspasa el espejo produciéndose una fuerza que lo halaba, en consecuencia el hombre decide acudir al llamado y atravesar el espejo para dar la cara a su destino.

Introducción

Época: período de gobierno de Joaquín Balaguer.

Lugar: la casa y la tienda de antigüedades

→ El hombre: irritable, tenía insomnio y desasosiegos

→ La esposa: curiosa y conformista, obstinada

→ El ser del espejo: desconocido, triste

Un hombre y su esposa van a una tienda, el hombre se para frente a un espejo en una tienda y en vez de su reflejo percibe otro rostro, este hecho lo lleva a comprar el espejo en contra de los deseos de su mujer y llevarlo a su casa. En su casa este lo guarda en el desván y se pasa una semana yendo a ver su reflejo en él, buscando la cara vio el día que lo compro.

Nudo

Después de una semana de insistencia, el reflejo del hombre va cambiando gradualmente hasta que se convierte en un desconocido. Un día, el hombre percibe en el desconocido del espejo un sentimiento de desasosiego y extiende la mano como para consolarlo, sabiendo que esto es imposible; es grande su sorpresa cuando se encuentra a si mismo traspasando el espejo con su mano y una fuerza que lo halaba y lo empujaba al mismo tiempo.

Desenlace

El hombre percibe esto como un llamado y decide que tiene que traspasar el espejo, y que su destino está más allá de este.

Figuras literarias 

 Elipsis: tenía rostro de tristeza.

 Asíndeton: logré vencer la fuerza que me arrastraba, caí en el suelo del desván, temblando, nublado toda facultad de raciocinio.

 Epíteto: pequeña tienda.

 Hipérbole: la sangre que había sentido paralizarse en mis venas reinició su fluir normal.

 Gradación: me incorporé, tomé el espejo con manos todavía temblorosas y con él bajo el brazo me reuní con mi esposa.

 Comparación: al mismo tiempo, como si estuviese siendo dibujado por una mano misteriosa, el fondo del espejo iba adquiriendo contornos propios

 Hipérbaton: yo sabía que el secreto solo a mí pertenecía.

 Pregunta retórica: ¿cómo definir la infinita tristeza de aquella mirada?

  • Género: narrativo 
  • Subgénero: cuento 

Conclusión

El autor dominicano Virgilio Díaz Grullón, consternado por la represión y falta de identidad que albergan últimamente las personas, nos presenta con su cuento más allá del espejo la realidad de un hombre que disfrazó tanto su naturaleza que ni la reconocía al ver su reflejo en el espejo. A modo de conclusión, Díaz Grullón deja entendido utilizando ingeniosos recursos literarios, que por mas que uno trate de enterrar lo que es y finja ser diferente, en el fondo uno nunca deja de ser quién es.

Palabras de difícil comprensión:

 Senda: camino más estrecho que la vereda, abierto para el paso de personas o de ganado.

 Lucubraciones: producto de la imaginación.

La casa de los espíritus – Isabel Allende 

La novela “La casa de los espíritus” cuenta la historia de tres generaciones de la familia Trueba. De sus integrantes, cada uno era infinita pero no enteramente diferente del otro, pues tenían en común un rasgo que predominó en la mayoría: fueron en algún momento dado, martirizados por cual fuere su naturaleza.Sin importar su condición, ya fuese tanto cruel, violento o cobarde como bondadoso, dócil o valiente, sus carácteres fueron tan agitadores e intensos que terminaron por hacerlos caer en desgracia y múltiples veces quedarse en ella por el resto de sus existencias.

Los Trueba, víctimas de su propia índole.

→ ¿Son el altruismo y la filantropía realmente cualidades favorables?

→ ¿Cuáles fueron las repercusiones que implicó el comportamiento de Esteban a lo largo de su vida?

→ ¿Cuál fue el fruto del amor destinado a ser? ¿Qué personaje rompió la cadena que Esteban Trueba inició?

Jaime fue un personaje altruista y filántropo en todo el sentido de la palabra, pues todo lo quería para los más débiles y no sentía ni un ápice de amor propio. Su identidad le impedía mantener una buena relación con su hermano Nicolás, ya que Jaime no concebía como alguien podía andar por la vida tan despreocupado y despilfarrador, habiendo gente en el mundo sufriendo carencias que el fácilmente hubiese podido cubrir. También tenía desavenencias con su padre porque este veía la sociedad de modo muy diferente, para él los débiles eran vagos e indolentes y en efecto nunca podrían merecer lo mismo que él.

Jaime, de acuerdo a su vocación estudiaba medicina, dedicando su vida a servir a otros; Nicolás se aprovechó de esto e hizo que su primer acto como doctor fuese aniquilar una vida inocente, en lugar de salvar una, pidiéndole que exterminara el fruto del vientre de la mujer que amaba. Jaime jamás cambió, nunca actuaba si esto no implicaba un bien para algún desafortunado y en consecuencia su desenlace fue infausto y absurdo. Fue martirizado y exterminado en medio de una guerra en la que siempre se mantuvo al margen. Aunque de haber visto en lo que se convirtió el país posteriormente al golpe de Estado y su muerte, hubiese muerto de impotencia y desilusión.

Esteban Trueba aunque fue un elemento cruel, violento, agresivo y déspota en sumo grado, amó profundamente a tres mujeres en su vida; su primer amor, Rosa; su esposa, Clara; y su nieta, Alba. De Rosa se enamoró a primera vista y antes de convertirse en la persona que estaba destinada a ser. Se afanó todo el tiempo que estuvo con Clara por lograr que esta lo amara, pero a pesar de sus esfuerzos su esposa tenía una esencia demasiado pura como para sentir amor por un ente tan abominable y aborrecible como lo fue Esteban Trueba. Alba fue la única que lo amó incondicionalmente, cosa realmente admirable porque amar a los malos, amar a ese que representa todo lo que no eres y amarlo fielmente, sin restricciones y hasta el fin, esa es la verdadera hazaña.

Esteban fue dejando toda una sucesión de calamidades a su paso que cuando por fin lo alcanzaron, no tuvieron consecuencias solo en su vida, sino en la de todo aquel que lo rodeaba. A pesar de que la única que admitió amarlo fue Alba, sospecho que todos sus hijos lo amaron porque no podían evitarlo; pero ellos siempre lo trataron con una fría indiferencia, es por eso que su existencia fue lamentable. La soledad fue su más fiel compañera y nadie más que él tenía la culpa de este hecho. A su muerte, Trueba deja el país en manos de un sanguinario que llegó al poder inspirado por un sólido odio y deseo de venganza hacia él y los suyos, aparte de que marginó a la mayor parte de la población que era indigente.

Clara fue sin dudas el personaje más peculiar, incorpóreo y privilegiado, en constante e íntima comunicación con el más allá. Cuando Esteban Trueba fue a pedirle matrimonio, esta se le adelantó aceptándolo, porque ya se lo esperaba, y no lo aceptó por amor o conveniencia sino por una sencilla razón… destino. Clara fue el ente más espiritual de la familia y cada uno de sus hijos heredó una de sus muchas cualidades; Blanca es en quien es palpable el amor y la pasión que Clara nunca desarrolló enteramente por no amar a un hombre como lo hace una mujer, aunque el amor de Blanca nunca fue tan fuerte como el miedo que le incitaba su padre. Nicolás obtuvo la heterogeneidad y multiplicidad de su madre a un nivel que no logró dedicarse nunca exclusivamente a un solo campo. A Jaime le tocó la solidaridad y este la exteriorizaba en su máxima expresión.

Concluyendo, de nada sirve el altruismo sin un poco de amor propio, de nada sirve el amor más leal si va acompañado de tanta violencia y crueldad. De nada sirven tantos talentos si no se tiene la capacidad de dedicarle consistencia al menos a uno. De nada sirve tanto amor si no se está dispuesta a luchar por él. Es ahí donde está la perdición de los Trueba… Hasta Alba. Porque Alba de cada cualidad tenía la mejor parte y en consecuencia, con resiliencia supo sobreponerse a los horrores que el destino le deparó. Alba, que dentro de su propio dolor y sufrimiento también encontraba espacio en su corazón para sufrir por los demás y sentir compasión.